s

En esa mirada al pasado, a nuestro pasado, siempre nos llevará la memoria a recuperar los recuerdos y las imágenes  del “ayer”, de nuestro “ayer”, y a hablar de la escuela y el aula donde  nos educamos en épocas muy lejanas. Estas vetustas fotografías suponen una  mirada distanciada en el tiempo pero llena de la emoción del recuerdo a la escuela donde crecimos como personas,  que  permanecerá para siempre  en nuestra  memoria. Épocas  que forman parte de nuestra existencia, de nuestra historia y de ella hemos recibido una herencia nada despreciable: nuestra cultura. Grupo de alumnos del Colegio Jesús Nazareno (Oblatos) de las primeras promociones  que estudiaron en dicho Centro. Puede fecharse a principios de los años setenta del pasado siglo XX.