IMG-20190330-WA0000

La sala de actos del Molino del Duque acogió en la noche de ayer viernes el protocolario acto de entrega de la Mención Honorifica que el  Ayuntamiento de Aguilar  ha concedido a  Bernardino Solano Roldán, en reconocimiento público a su  trayectoria profesional como artesano que ha ejercido el oficio de confitero durante 46 años y como empresario del sector, siendo continuador de una tradición familiar que cuenta con más  de un siglo de antigüedad, ya que la confitería fue fundada en el año 1913.

A acto concurrieron numerosas personas que respaldaron así una iniciativa que se prodiga bien poco en nuestro pueblo, como es la de reconocer a buenos profesionales de distintos sectores o ámbitos de la sociedad local su labor continuada, de la que el principal beneficiario es el pueblo.

La mesa presidencial se ocupó por el homenajeado, Bernardino Solano,  la concejala de Servicios Sociales, Lidia Carmona  (la alcaldesa excusó su asistencia por enfermedad)  y el Cronista de la Ciudad Diego Igeño, que fue quien leyó el acuerdo de otorgamiento y aprobación del reconocimiento. También estuvieron presentes concejales de IU, PSOE y UPOA.

Continuó el acto  con la intervención de Sonia,  hija de Bernardino, quien glosó la figura de su padre y relató la historia de la empresa. Momentos después la concejala entregó el pergamino que acredita la concesión honorífica, hecho que agradeció el propio agasajado, tomando posteriormente la palabra  Maite, la segunda hija de Bernardino, y cerró el acto Agustín Romero, actual regente de la pastelería, quien agradeció en nombre de la familia la complicidad de las personas que habían contribuido a que se efectuase este acto.

Datos de la Empresa:

Pastelería Solano tiene sus orígenes en el año 1913 fecha en la que José Solano Pérez inaguró y dio comienzo a esta larga y bonita tradición familiar que hasta hoy sigue dando ejemplo de constancia, seriedad y dedicación. Allá por el año 1946 Juan Solano Lora hijo del anterior, se hace cargo del despacho y el obrador hasta el año 1973, fecha en la que Bernardino Solano Roldan, a su vez hijo también del anterior, toma las riendas de esta duradera vocación, de la que continúa al frente, junto con la ya 4ª generación desde principios del 2011, con Sonia Solano Bujalance y Agustín Romero Bonilla, quienes pretenderán seguir endulzando la vida a sus clientes durante mas generaciones si cabe.

Desde sus inicios hasta el día de hoy, ha fabricado y vendido los pasteles originarios de la comarca que rodea a Aguilar de la Frontera, tales como las merengas de café, los bizcochos de Génova, los Rizados de almendra, etc …, sin embargo actualmente, en la comarca, dichos pasteles ya solo son elaborados y distribuidos en Aguilar de la Frontera y especialmente en esta tradicional pastelería.

Son casi 40 variedades de pasteles los que aquí se elaboran y venden, sin embargo cabe destacar las famosas merengas de café, los Rizados de Almendra, los bizcochos de Génova, los canutos de crema y sobre todo los enormemente conocidos Tocinos de Cielo, que a pesar de ser un dulce muy común, su textura y sabor lo hace ser uno de los dulces más reconocidos y distribuidos de nuestra tienda.

IMG-20190330-WA0001