0

El Martes Santo de Aguilar que cuenta ya con más de un cuarto de siglo de historia se consolida cada año como una cita obligada en el calendario cofrade por el arraigo que está alcanzando la hermandad que procesiona en este día desde la iglesia de la Veracruz. El del  2019 ha sido un Martes Santo caracterizado por las estampas dejadas por la muchísima gente que se echó a la calle para ver procesionar a la cofradía, a pesar de que la meteorología, sobre todo el viento, deslució algo la noche por la imposibilidad de mantener encendida las  velas de los nazarenos, los candelabros del paso del Señor  o la candelería de la Virgen.

Un buen acompañamiento musical hizo lucir  aún más el discurrir de los dos pasos por las calles y el tradicional acto de subida del paso de Jesús Preso hasta la Jefatura de la Policía Local, donde recibe la ofrenda floral el Cuerpo al que está unida la cofradía desde su fundación. Un Martes Santo en el que se dejó constancia de que el sentimiento y la devoción cofrades llegaron a estas dos imágenes para quedarse y va en progreso cada año más. No en vano, Jesús Preso es una de las joyas escultóricas de la Semana Santa de Aguilar, y uno de los iconos más ponderados de la Semana Santa del siglo XVII que ha perdurado hasta nuestros días.

Fotos: Juan Reina Caballero

12