mapa_cordoba_comarcas

Córdoba no es un lugar para alérgicos. Y menos, durante esta semana, en la que además coincide la mayor afluencia de visitantes a la ciudad. Miles de turistas llegan para disfrutar de la Fiesta de los Patios. Muchos lo hacen con mascarillas. Al bajarse del autobús empiezan a estornudar como si no hubiera un mañana. Y es que técnicamente, y según todos los indicadores de la última semana, Córdoba es la peor provincia para un alérgico de toda España.

La provincia concentra estos días el triste récord de ser el lugar donde los niveles de polen de gramíneas, olivos y ortigas están más altos de toda España. Todos los observatorios coinciden en marcar a la provincia con un rojo intenso a la hora de destacar el nivel de concentración de polen en el aire.

Así, según la Red Española de Aerobiología, que tiene su sede y observatorio central precisamente en la Universidad de Córdoba, en Córdoba se da durante esta semana el nivel extremo de concentración tanto de gramíneas como de polen del olivo. Los niveles del olivo son también extremos en Sevilla, Jaén, Cádiz y Málaga. Sin embargo, solo en Córdoba los niveles de gramíneas alcanzan máximos. En las provincias vecinas el nivel es amarillo.

En principio, la previsión apunta a que la situación seguirá siendo complicada para los alérgicos al menos hasta el próximo miércoles. La ausencia de lluvias y la subida de las temperaturas, que no serán extremas aunque así lo marque el predictor automático, hará que la floración de gramíneas y olivos siga creciendo y los estornudos subiendo.

El medidor de polen más cercano a la ciudad está en Jaén. Allí, se anotan 1.309 granos de polen de olivo por metro cúbico. Eso sí, la situación aún no es alarmante. Aunque altos, estos niveles están lejos de récords, como los de la primavera del 2017, cuando se alcanzaron cifras de más de 16.000 granos de polen de olivo por metro cúbico de aire.