a

Volvemos a sentir un fogonazo de historia gracias a otra de esas fotografías que hacen que a uno le invadan nostalgia y morriña de los tiempos en los que transcurrió su niñez. Un día cualquiera, festivo o  laborable, en la  dilatada Calle Moralejo, a la entrada de una mítica taberna de la época, conocida como la de “Los Enanos”, un grupo de parroquianos posan en la puerta del establecimiento para el anónimo fotógrafo que plasmó el momento. Con sus más de cuatro décadas de historia, esta instantánea, con tan popular escena, nos muestra las infinitas rutinas de los hombres que frecuentaban las tabernas de pueblo, en cuyas improvisadas tertulias se acumulaba el inexorable paso del tiempo.