v

Una imagen retrospectiva de la Virgen del Soterraño nos sirve como testimonio de cómo se celebraba la procesión de la  Patrona en la década de los años setenta del pasado siglo XX. La sencillez de las andas y la escasez de flores en el trono resaltan sobre el rico manto y saya bordados en oro que luce la Virgen, y que, aunque la fotografía es en blanco y negro, sabemos que eran de color rojo por estar realizados con terciopelo de este color.

Se trata del atuendo de gala que lucía la Virgen de los Remedios en la procesión del Día de la Cruz, y que fue donado a esta imagen por su mayordomo, D. José Gamero,  en el año 1863. Por algún motivo la Virgen del Soterraño lució el año en que se tomó la fotografía dicha presea. No hay dudas para ubicar en el callejero el momento en que se tomó la instantánea, que corresponde al instante en el que la procesión pasaba por la puerta del Casino.