t

En una tarde de tormenta nos viene al recuerdo la aciaga tarde-noche del 16 de agosto del 2010 en la que Aguilar sufrió uno de los episodios más fatídicos de su historia contemporánea con la muerte de dos personas por causa de la riada que provocó los 250 litros caídos en las tres horas que duró la tromba de agua que asoló el pueblo el día de San Roque de hace ya casi una década.

La riada sacó a la luz los restos de lo que pudo ser una villa rústica romana en el  “Camino de los Yesares” en las inmediaciones del “Arroyo del Pinto”. Junto a ella se ubicaban 56 tumbas de una necrópolis romana y una alberca que pudo formar parte de algún pilón o pila de riego de la antigua “Huerta de Salomón”, conocida posteriormente como “Huerta de Tablada”.