m

El Consejo de Ministro aprobó el pasado 30 de agosto la supresión de un gran número de trenes de Media Distancia, de modo que, a partir del próximo 23 de septiembre se eliminarán trenes de Granada-Sevilla, Málaga-Sevilla y Ronda-Málaga. De este modo, el gobierno decide dejar sin trenes a muchos pueblos y ciudades medias del corazón de Andalucía. Comarcas como la Sierra Sur de Sevilla (Pedrera, Osuna y Marchena) quedan aisladas ferroviariamente, igual sucede con el poniente granadino o con la histórica estación de Bobadilla. Ronda también pierde sus relaciones directas por tren con Málaga. Este desmantelamiento del ferrocarril público deja a la ciudadanía sin el tren de proximidad que más necesita a diario.

Otros municipios como Fuente de Piedra, La Roda de Andalucía y Aguilar de la Frontera ya perdieron el derecho al uso de las infraestructuras ferroviarias que pasan por sus términos municipales y que han sido construidas con el dinero de los impuestos de toda la ciudadanía.

El desmantelamiento del ferrocarril público agudiza el aislamiento ferroviario de la comarca y repercute negativamente en el desarrollo socioeconómico, provocando entre otras cosas su despoblación. Ante esta situación, varios de los municipios afectados, plataformas de defensa del ferrocarril, organizaciones vecinales y sindicatos se reunieron el pasado día 17 de septiembre en la estación de Antequera para hacer público la puesta en marcha de una serie de movilizaciones y encierros que se llevarán a cabo durante los días 18 y 19 de septiembre.

El Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera quiso sumarse a esta iniciativa y estuvo en Antequera representado por el concejal de Medio Ambiente, Manuel Olmo,  para apoyar esta movilización y para solidarizarse con los municipios afectados.