c

La acción de individuos sin consideración provoca que muchos de los caminos de nuestro pueblo se encuentren en un estado que impide, en algunos casos, el tránsito rodado y peatonal por los mismos.

Caminos, muchos de ellos recién arreglados  y acondicionados para su uso agrícola, que son reventados por la construcción de pasos de cuneta sin autorización  y sin cumplir las mínimas normas que permiten el correr de las aguas recogidas en las conductos dispuestos para ello, provocando la inundación del camino y el arrastre de su base de calzada.

Un ejemplo gráfico de estas actuaciones lo constituye esta foto denuncia, tomada en el camino de los Hilillos, donde los daños producidos en la calzada y fincas colindantes por la actuación incontrolada de un propietario en la entrada a la finca ha generado este estropicio.

Si los agricultores no se conciencian de que sus malas prácticas les perjudican principalmente a ellos, que son los usuarios más asiduos de estos caminos, y sobre todo,   estas acciones no tienen su correspondiente denuncia y sanción, difícilmente se conseguirá mantener en un optimo estado de conservación los caminos públicos de Aguilar.