n

El próximo domingo se procesionará la imagen del Niño Jesús de Praga. Una costumbre renovada recientemente tras un paréntesis de más de medio siglo sin producirse, y que tiene su origen en la década de los años veinte del pasado siglo, cuando fue adquirida la imagen por un grupo de jóvenes de la oligarquía local.

Esta procesión tuvo un fuerte arraigo en los años iníciales de su creación, momento que coincidió con el régimen del general Primo de Rivera, quien instauró en 1923 una dictadura militar con el respaldo del rey Alfonso XIII, la Iglesia y el Ejército. Su ideario político se basaba en la monarquía, el autoritarismo, el patriotismo, el centralismo y el catolicismo.

Ese periodo histórico refleja la espectacular fotografía que recoge el discurrir de la procesión nada más salir de la iglesia de las Carmelitas donde reside la imagen. Llama la atención el ajardinamiento que se había efectuado al “Llanito del Convento”, tiempo en el que se plantaron las dos altas y esbeltas palmeras que aún subsisten. También se advierte la  ausencia de la Cruz de los Caídos que se levantó en este lugar en los años cuarenta tras la Guerra Civil y que se mantiene en pie.

Dicen los más viejos que se conocía popularmente como “La Mica”, y era el primer coche que llegó a Aguilar adquirido por una de las familias potentadas del pueblo, con residencia en esta calle, lo que indujo a que también quedase inmortalizado en esta histórica fotografía.