aa

Al menos 65 alcaldes de distintos municipios de la provincia de Córdoba se han reunido este martes en la Diputación para exigir, al unísono, la reorganización de la oferta en el sector agrícola y la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria con el objetivo de poder negociar mejor los precios y lograr una mejor vertebración del sector. La unión de los alcaldes de la provincia y el acuerdo de todos los grupos políticos de la corporación provincial, llega ante la crisis de precios en los productos y se ha puesto en valor en un manifiesto leído por el presidente de la institución provincial, Antonio Ruiz.

Ruiz, acompañado por los distintos alcaldes en la puerta del Palacio de la Merced, ha asegurado de que todo el apoyo debe ir dirigido a las cooperativas “para que ganen en dimensión, se organice mejor la oferta y tengan mayor poder negociador” lo que a su juicio serviría para obtener mejores precios. En el manifiesto han exigido también la incorporación de la directiva comunitaria en las “prácticas comerciales desleales” a través de la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria. En este sentido, el Real Decreto-Ley 5/2020 del Gobierno impulsa “medidas urgentes” en materia de agricultura y alimentación que incluye la modificación de la ley y prohíbe la venta a pérdidas.

La Diputación de Córdoba defiende que se establezca, en el marco de la nueva política agraria comunitaria, un mismo presupuesto para el periodo 2021-2027 “como importante elemento para adoptar de estabilidad las rentas de agricultores y ganaderos con fondos que sean distribuidos a través de un plan estratégico nacional que tenga como beneficiarios la agricultura y la ganadería familiar y profesional que realmente lo necesiten”, ha apostillado el presidente de la institución provincial.

Para los alcaldes, todo lo anterior permitiría que quedaran reforzados los eslabones más débiles de la cadena. Los ayuntamientos de la provincia de Córdoba y la Diputación provincial han mostrado su “apoyo total” a las indicaciones que desde el sector, a través de las organizaciones agrarias, se están llevando a cabo, “como medidas urgentes encaminadas a reforzar la dignidad y consideración del sector, algo que solo se alcanzará con ingresos dignos y necesarios”.

En su discurso, Ruiz ha recordado que Córdoba es una provincia rural con municipios pequeños que tienen una realidad en la que la reciente crisis del sector agrícola es protagonista. El aceite de oliva virgen extra es el principal sector de desarrollo económico y los precios, que no cubren los costes de producción, “ponen en riesgo la viabilidad de la economía de nuestros municipios”. Ruiz, ha informado además de que pondrán en marcha una campaña de promoción de los productos hechos en Córdoba para que se consuman, sobre todo, por los cordobeses.

“Esta Corporación se ha mostrado muy sensible con el reto de acabar con el despoblamiento, puesto que la pérdida de población también afecta a Córdoba y nosotros queremos ser una provincia llena de patrimonio natural, de riqueza histórico-artística, con una importante presencia de nuestra gastronomía en la que los protagonistas son unos productos que son nuestra seña de identidad”, ha remarcado Ruiz.

La Diputación, además, se ha reunido con representantes del sector agrícola “expresando no solo nuestro apoyo y solidaridad sino la disposición a colaborar y a poner nuestro granito de arena para solucionar esta grave situación, así como la pérdida de población en nuestro municipio que también amenaza la viabilidad de nuestros pueblos”. Además, Ruiz ha mencionado los productos ibéricos, los vinos y vinagres de Montilla, los productos que tienen que ver con el queso, el dulce de membrillo y las naranjas de la Vega del Guadalquivir, no solo por representar una inmensa riqueza gastronómica, sino por ayudar a fijar la población al territorio.

Para el presidente de la Diputación, la crisis del sector ha desembocado en una “situación límite insostenible” para los agricultores y ganaderos, poniendo en riesgo el principal motor económico de la mayor parte de los municipios de Córdoba, una situación derivada principalmente de una crisis de rentabilidad motivada por múltiples causas, entre las que Ruiz destaca los bajos precios, subida de los costes, debilidad de los productores en la cadena alimentaria,  competencia de terceros países o barreras comerciales.

Ante esta situación, agricultores y ganaderos se están movilizando para reivindicar la necesidad de lograr unos precios justos que ayuden al mantenimiento y futuro de la actividad agraria en el medio rural.