h

El Hospital Comarcal de Montilla, un centro gestionado por la Agencia Sanitaria Alto Guadalquivir  (ASAG) que presta asistencia a casi 62.000 habitantes de seis municipios de la comarca –Montilla, Aguilar de la Frontera, Fernán Núñez, La Rambla, Montalbán y Montemayor– ha decidido reorganizar su actividad asistencial para garantizar la atención “urgente” y “preferente” ante la alerta sanitaria por el coronavirus.

La reordenación de la asistencia y de los recursos,  que persigue “garantizar la actividad urgente y preferente” de los pacientes en estado más grave, también implica la promoción de la atención telefónica “en los casos en los que sea posible” para proteger a los pacientes y a los profesionales “ante la previsible expansión en el número de casos de infección que se pueda producir en los próximos días”.

A dichas medidas se une el Plan de Contingencia que ha elaborado el centro sanitario ubicado en el paraje de La Retamosa y que, como reconocieron desde la ASAG, “está en continuo cambio, adaptándose a las necesidades que van surgiendo con respecto a la atención y casuística diarias”.

Las medidas concretas que se han tomado hasta este momento se han desarrollado en el ámbito de consultas externas, pruebas diagnósticas y cirugías. En relación a las dos primeras, “se mantienen las consultas externas y pruebas diagnósticas correspondientes al primer diagnóstico, por un lado, o las que, estando el proceso clínico en curso, forman parte del estudio de patologías potencialmente graves u oncológicas, además del seguimiento de los embarazos”, aclaran desde el centro sanitario.

Por otra parte, la ASAG ha aplazado o, incluso, ha suspendido citas presenciales de consultas programadas de revisión que no sean oncológicas, sustituyéndolas en la medida de lo posible por consultas no presenciales (vía telefónica). Para ello, se puede llamar a Salud Responde (955 54 50 60) o al propio Hospital de Montilla (957 022 670).

En cuanto a la actividad quirúrgica, se mantiene la actividad urgente, preferente y oncológica, así como las intervenciones necesarias para resolver problemas potencialmente graves de los pacientes, los partos y las cesáreas. Disminuirá, por su parte, la programación de cirugía mayor ambulatoria y cirugía menor ambulatoria en función de la disponibilidad del personal asistencial y de la situación epidémica local.

 

Tanto en Urgencias como en Hospitalización, se han puesto en marcha circuitos diferenciados: uno de ellos está destinado a pacientes con problemas respiratorios y otro para el resto de pacientes. Estos circuitos están atendidos por personal exclusivo en cada uno de ellos.

Consejos al acudir al hospital

Un consejo importante por parte de los profesionales sanitarios es que, a quienes se les haya mantenido la cita, eviten acudir al centro si presentan tos, fiebre o síntomas respiratorios. Para evitar la aglomeración de pacientes en las salas de espera, se ha ampliado el horario de consulta y se han dilatado los tiempos entre paciente y paciente.

Asimismo, en espacios habituales de concentración de pacientes (mostradores de cita previa y admisión, por ejemplo) se están colocando en el suelo bandas de color para señalizar la distancia que deben guardar los usuarios para evitar el contagio, al igual que mamparas de protección. Igual ocurre en las salas de espera de familiares, donde se restringirán las condiciones de acceso y estancia.

También se recuerda que, cuando vayan al hospital a una prueba, consulta o cirugía, deben traer el documento que justifica su visita para que le permitan el acceso, y que, de tener que ir acompañados de alguien, lo hagan con una sola persona.

Se recuerda también de que se han restringido a una sola persona el acompañamiento de pacientes en Hospitalización, evitando desplazamientos por el interior del centro, a la vez que se recomienda acudir a Urgencias sin acompañante, siempre que las circunstancias lo permitan. En el caso de las Urgencias Pediátricas, el acompañamiento del menor debe ser preferible por un solo adulto.

Las cafeterías de los centros hospitalarios se encuentran cerradas temporalmente para pacientes y usuarios, sirviéndose únicamente comida a los acompañantes con régimen de acompañamiento en función del criterio del hospital, que aplica la enfermera referente.

Estas medidas, que se irán modificando de acuerdo con la evolución de la situación epidemiológica adaptándose a las necesidades de atención de los pacientes, buscan proteger a los pacientes y a los profesionales ante la previsible expansión en el número de casos de infección por Covid-19 que se pueda producir en los próximos días y a fin de evitar una exposición innecesaria a la ciudadanía en un centro sanitario.

Montilla Digital.