q

El revelado del negativo le debió jugar una mala pasada al anónimo fotografió que tomó esta instantánea en un Viernes Santo de principios de la década de los años setenta del pasado siglo  XX. Si la imagen no estuviese invertida contemplaríamos la trasera del trono de Jesús Nazareno a su paso por  la llamada entonces Plaza del Marqués de Seda Blanca “Llano Bajo” a la altura de la escaleras  que bajan a la calle Pozuelo.