aaaa

Mañana de Viernes Santo de finales de la década de 1960. El palio de la Amargura sube por la calle Moralejo a la altura de las Descalzas acompañado por la Banda de Cornetas y Tambores los Salesianos de Montilla. En la esquina se agolpaba la gente para ver la procesión en un entorno donde se distingue el antiguo kiosco que existía en este enclave y la caseta de turrón del “Chupe” que se colocaba en este lugar para la Semana Santa. También es visible el popular “balcón largo” que lamentablemente  despareció con la vorágine constructiva de los años ochenta.