f

En estos tiempos que nos ha tocado vivir, fotografías como esta nos transportan a aquellos lejanos años en los que las tabernas eran el centro de encuentro y reunión de jóvenes y mayores. Las hubo en casi todas las calles y ocupando los espacios más variopintos: portales, habitaciones, bodeguillas y también alguna que otra iglesia o ermita, como la de San Blas, que acabó convertida en la taberna del “Fletas”  en los años sesenta del siglo pasado. Años después se tomo esta fotografía a un grupo de jóvenes parroquianos.