14.105

En vísperas ya de la Fiesta del Día de  la Cruz, de honda raigambre popular en nuestro pueblo, y ante la especial circunstancia que se vive este año de no poderla celebrar por la emergencia sanitaria del Covid-19, queremos evocar dicha costumbre con esta antigua fotografía, fechada en los años centrales de la pasada centuria, en la que podemos contemplar a la Virgen de los Remedios situada en la capilla de la Rosa de la iglesia de la Veracruz tras haber realizado su tradicional procesión por las calles del barrio en la noche del 3 de mayo.

La Virgen está elevada sobre un risco de flores naturales  y escoltada por dos altos báculos adornados también con flores del tiempo, ataviada con el manto y saya rojos bordado en oro  que le regaló su mayordomo, D. José Gamero en el año 1863, así como la corona antigua de plata.

La tradición de la Fiesta de las Cruces en Aguilar está vinculada desde su origen a la Hermandad de la Veracruz, ya que esta cofradía, además de realizar la estación de penitencia en la tarde del Jueves Santo, celebraba con cultos y procesión las dos festividades de la Cruz: la Invención el 3 de mayo  y la Exaltación el 14 de septiembre desde el siglo XVII. Las prohibiciones  impuestas por la Ilustración en el siglo XVIII llevaron a que solo subsistiese la Fiesta del 3 de mayo, no sin que esta sufriese muchas limitaciones, como las que  impuso el Cabildo Municipal el 2 de mayo de 1726.

…dijo que por cuanto en el día de mañana se celebra la Invención de la Santa Cruz, y que es de su noticia que algunas personas tienen cruces aderezadas, y que con el pretexto de esta celebridad tienen fiestas públicas por las noches, con concurso de muchas personas que, de que se siguen graves inconvenientes al sosiego público, y para evitar lo referido manda su Merced que ninguna persona de cualquier calidad que sea no tenga fiesta pública a las puertas de sus casas ni dentro de ellas , si no es a puerta cerrada, sin consentir concurso de otras personas que las de su familia y parientes con apercibimiento de que además de proceder contra ellos y contra los que concurriesen a la dicha fiesta , a lo que haya lugar en derecho y responder a los perjuicios que se causaren, serán castigados con la pena de mil maravedis aplicados a su contribución y de ocho días de cárcel, y para que ninguna alegue de su ignorancia se publique este auto en la plaza y demás sitios públicos de esta villa