ff

Un negro nubarrón se cierne sobre el pueblo en una postrera tarde primaveral. Mayo se abre en canal y el cielo nos marca los diferentes caminos que podemos elegir cuando el cariño, la tristeza y la soledad nos invaden. Premoniciones que solo tú percibes.

Mi campo crepita también en el fuego

de un atardecer marcado por la decepción

de un presente sofocante y aciago.

El reflejo de la lluvia y la tormenta

rememora recuerdos de otros años

en los que la llegada renovadora del otoño

permitía ambicionar otros veranos.

Foto:  Ana Toro.