tt

El próximo domingo 31 de mayo habrá terminado la primavera climatológica. Lo habrá hecho con un ambiente puramente veraniego, tras casi dos semanas con temperaturas máximas por encima de los 35 grados en el valle del Guadalquivir. Así va a continuar el último fin de semana de mayo, donde el calor dará poca tregua y sólo de cara a las últimas horas del domingo se notarán los primeros síntomas de un marcado cambio de tiempo que tendremos en la primera semana de junio.

La dorsal anticiclónica que nos afecta va a sufrir un ‘estrangulamiento’ como consecuencia del descuelgue de una baja atlántica en su flanco occidental. Esto hará que de cara a comienzos de la próxima semana volvamos a una tendencia más inestable, poniendo en paréntesis esta suerte de verano adelantado. Hasta entonces el aire cálido en altura va a continuar siendo intenso sobre toda la Península, y sólo la mayor presencia de nubosidad, especialmente durante la jornada del domingo, podrá hacer de contrapunto a las altas temperaturas.

Viernes y sábado van a continuar siendo jornadas muy calurosas en toda la provincia de Córdoba, especialmente en el valle del Guadalquivir. Sólo la tarde del domingo experimentaría cierto alivio con un descenso de las máximas de entre 3 y 4 grados respecto a las que puedan alcanzarse durante la tarde del sábado. Antes las máximas van a seguir superando la barrera de los 35 grados, pudiendo de nuevo alcanzar los 37 °C en la capital y otras localidades del valle, tanto en la tarde del viernes como especialmente en la tarde del sábado.

Las mínimas por su parte se mantendrán igualmente elevadas, rondando los 16 a 18 grados en toda la provincia a lo largo de todo el fin de semana. Incluso la mañana del domingo, con aún intenso aire cálido en altura, las mínimas podrían subir ligeramente en áreas bajas, ayudadas por el aumento de nubosidad que se espera durante la madrugada. Esta entrada de nubosidad será consecuencia de la entrada de flujo de componente oeste y noroeste, más húmedo, que provocará que la tarde del domingo el termómetro comience un descenso que tendrá continuidad en las primeras jornadas del nuevo mes.