m

El Ayuntamiento de Aguilar reanuda la ejecución de las obras PROFEA (PER) del 2020 que se iniciaron el pasado mes de enero y quedaron suspendidas tras la declaración del estado de emergencia a finales de febrero. Así lo ha confirmado esta mañana el concejal de Obras y Servicios, Antonio Maestre, quien ha concretado que hoy, 1 de junio, se han contratado a 12 peones y 1 oficial que han comenzado esta nueva etapa de obras en la calle de los Moros, donde quedaron interrumpidas.

Antonio Maestre ha detallado que también se han contratado los 3 encargados de obras que permitirá poner en marcha el próximo día 15 las actuaciones en las calles Belén, San Antón, Alférez, Cuestezuela, Arrabal, Manzanares y Cementerio Viejo. En total siete obras que van a requerir una importante demanda de mano de obra. A finales del mes  de julio se espera poder comenzar las dos obras restantes, como son el Cuestón de la Membrilla y Mártires de Poley, que suman el total de los 11 proyectos que abarcan el PROFEA este año.

Con este programa se van a invertir en materiales y mano de obra 1.642.000 euros, y los contratos a realizar son 60 oficiales y más de 680 peones. El plazo de ejecución de estas obras está previsto que finalice en el mes de septiembre, aunque el propio Maestre afirmó que “después del retraso que se ha producido, desde el Ayuntamiento ya hemos solicitado al SEPE que se amplíe dicho plazo para la terminación de estas obras, como mínimo hasta diciembre de 2019 o, si fuese posible, hasta el primer trimestre de 2020.

El concejal de Obras ha asegurado que  las cuestiones que van a variar sustancialmente con respecto a cómo se venía trabajando hasta ahora en las obras PROFEA serán las medidas de seguridad que se van a tomar a raíz de la situación que vivimos. a las que ya se tomaban  dando un Equipo de Protección Individual (EPI) compuesto por botas, guantes y chaleco reflector, además de un curso de riesgos laborales que se le impartía a los trabajadores antes de iniciar las obras, se suman otras de obligado cumplimiento.

Las más destacables es que todos los trabajadores tendrán que  pasar un reconocimiento médico que antes era optativo. Debido a estos exámenes médicos nos vimos obligados a retrasar el reinicio de las obras PROFEA, ha aclarado. Ha indicado que el Ayuntamiento ha gestionado el que, para evitar que los trabajadores tuviesen que desplazarse a Montilla o Lucena para pasar este reconocimiento médica,  se ha convenido con una empresa para que sea una  unidad móvil la que se traslade a nuestro pueblo varias veces e semana..

El Ayuntamiento también dotará a cada trabajador con mascarillas quirúrgicas y un kit de protección facial, o lo que es lo mismo, una pantalla individual, que los proteja en su trabajo. Asimismo, desde el Consistorio se ha elaborado una guía de instrucciones sanitarias de prevención del Covid-19 que se entregará a cada trabajador y, a la hora de trabajar en la obras, también deberán seguir una serie de pautas. Una de ellas será mantener la distancia de seguridad interpersonal”, indicó el edil de Obras.