unnamed

Formaciones políticas y la sociedad civil de Aguilar de la Frontera se rebelan contra la eliminación de la ambulancia convencional, cuya función es el traslado urgente de pacientes, tanto dentro como fuera del municipio. La reorganización diseñada por la Junta de Andalucía desplaza a Puente Genil este vehículo, permanente en la localidad desde hace tres décadas,y actualmente ubicado en el centro de salud.

La cobertura sanitaria móvil en Aguilar de la Frontera comprende, hasta la fecha, una UVI móvil, medicalizada y ocupada por, al menos, un médico y un enfermero; y otro medio de transporte, tipo A-1. Ambas unidades se complementan y, en operativos de emergencia, la primera aborda el auxilio inmediato y, la segunda ambulancia deriva a los pacientes. En supuestos excepcionales, la ruta de la UVI a otra población implicaría la ausencia temporal del personal sanitario del ambulatorio de Aguilar de la Frontera.

La reestructuración del servicio terrestre impulsado por Salud altera el emplazamiento habitual de la ambulancia A-1, situándola en Puente Genil, como cabecera de la zona básica, y mantiene la UVI móvil en Aguilar de la Frontera.

Una vez advertidas las intenciones de la administración autonómica, vecinos y los distintos partidos de esta localidad de la Campiña Sur han expresado su firme disconformidad en diversos foros, expresándose el rechazo y la indignación mediante carteles y comparecencias, anunciándose, además, movilizaciones.

“Con que se salve una vida, es suficiente”

La alcaldesa, Carmen Flores, (IU), es contraria a “la crispación y a las tensiones” y se decanta por “el diálogo” y “el entendimiento” entre fuerzas políticas e instituciones públicas. Una predisposición que no soslaya su desacuerdo con la decisión de la Junta porque “en el momento de una urgencia, no es lo mismo tener la ambulancia aquí en la base que no tenerla”.

Reconoce, asimismo que “estos recortes” y los estudios que los sustentan “vienen de hace tiempo” y “ahora llegan a su culmen”. En la movilización emprendida, “estamos todos los grupos, incluido el PP, porque lo que nos interesa es nuestro pueblo, y también está preocupado”. Flores, optimista, augura que “se llegará a buen puerto”.

Pondera la regidora de Izquierda Unida “la atención y la escucha” brindada por la delegada territorial del ramo y el distrito sanitario sur de Córdoba. “Tenemos que llegar a un acuerdo para que se mantenga”, defiende. En cualquier caso, sobreponiéndolo a motivos como “los cronos, el tiempo o el porcentaje de llamadas de urgencia”, insiste en que “con que se salve una vida porque la ambulancia está donde tiene que estar, para nosotros es suficiente, de otras rentabilidades no entendemos”.

Finalmente, advierte de si finalmente tiene lugar la concentración anunciada por una plataforma para este sábado, en la Plaza de San José, se celebrará “con todas las medidas de seguridad y, probablemente, mediante invitaciones o sólo con representación de las asociaciones y totalmente controlada”. Carmen Flores desaprueba, en este trance de pandemia, “aglomeraciones y masificaciones de ningún tipo”.

 

Este mismo jueves, María Jesús Botella, delegada territorial de Salud y Familias, ha señalado que “los criterios técnicos y profesionales” jalonan un pliego articulado en base su adaptación “a la nueva normativa y que apuesta por las UVI móviles”.

Desde su perspectiva, esta prestación esencial “no se puede plantear de una manera localista”, sin excluir la posibilidad de realizar “los ajustes necesarios, sí así lo consideran los responsables del servicio, no por cuestiones políticas”.

Pide realizar críticas “desde el rigor” y avisa de que “tener una ambulancia en cada municipio es inviable”. Corrobora su “buenísima relación” con la alcaldesa de Aguilar de la Frontera, aunque dice Botella “no compartir ni entender que prefiera ir de la mano de las movilizaciones” y también ha mostrado su desazón porque la regidora “después de conocer el planteamiento” tampoco “entienda la situación”.

El Día de Córdoba.