El aguilarense Joaquín López está entre los seleccionados para el premio USSIA del 2010.

MADRID- LA RAZÓN busca al héroe del año 2010 para premiarle con el galardón de la tercera edición de los premios Ussía y con un viaje de una semana para dos personas a  Nueva York.

Las acciones heroicas deben ser reconocidas como tales, ya que detrás de estos actos hay personas con una gran generosidad a las que no les importa poner en juego su vida para salvar la de los demás. La crónica de este año nos ha dejado grandes historias de entrega y valentía que nuestro periódico desea escuchar. Por ello, todo aquel que considere que ha realizado una hazaña altruista hacia terceros puede presentar su candidatura hasta el día 30 de octubre en el microsite: www.larazon.es/premiosussia.

El héroe de Aguilar
Joaquín López es uno de los candidatos al premio del héroe del año. Este vecino de Aguilar de la Frontera (Córdoba) es conocido como «el héroe de Aguilar» desde que salvó la vida de dos jóvenes en una de las riadas que se produjeron este verano como consecuencia de las fuertes lluvias. LA RAZÓN ha podido hablar con Elena, su mujer, quien nos ha contado cómo ocurrió todo. «Es imposible olvidar ese día. Recuerdo que bajé con mi marido a comprar el pan y llovía muchísimo.  Al poco tiempo la lluvia había alcanzado unos niveles impresionantes y el agua ascendía incluso por encima de los coches. Joaquín escuchó una voz de auxilio y vio a un chico que estaba siendo arrastrado por el agua. Sin pensárselo dos veces mi esposo se lanzó a por él y ambos fueron arrastrados por la corriente. Por suerte Joaquín vio una valla y con todas sus fuerzas se agarraron a ella». Pero la historia no acabó aquí. Tras ponerse a salvo en lo alto de un muro, Joaquín volvió a escuchar otra voz que pedía auxilio. En esta ocasión se trataba de una chica. No lo dudó un momento y se lanzó a por ella. «Lo pasaron fatal, una vez que rescató a los dos chicos estuvieron tres horas en lo alto del muro. En esos instantes, mi marido permaneció abrazado a ellos, pensando en su familia, esperando el momento en que pasase la tormenta y alguien les fueran a rescatar».

Cuando llegó a su casa  Joaquín fue recibido con los brazos abiertos «Nada más verle nos abrazamos todos a él y al ver a nuestro hijo mi marido no pudo evitar llorar, pensando que al igual que esos chicos su hijo también podía haber estado en peligro ese día», cuenta Elena emocionada a LA RAZÓN.

Aquella noche de agosto marcó un antes y un después en la vida de este humilde trabajador «No ha podido olvidar lo que sucedió. Hace poco volvió a llover mucho y no pudo evitar ponerse nervioso y asomarse a la ventana para ver si todo estaba bien».

A pesar de que no le gusta que le traten como a un héore no dudaría en volver a poner su vida en  juego  y hacer lo mismo si alguien necesitara su ayuda. «Joaquín es una buena persona,  es muy sentimental y adora a su familia», afirma su mujer.

Al vivir en un pueblo todo es muy cercano y eso hace que a día de hoy siga manteniendo el contacto con los jóvenes a los que salvó de morir. «A la chica la ve muchos días y ella le tiene un cariño especial, casi siempre que le ve por la calle le agradece lo que hizo  y le recuerda que si hoy está viva es gracias a él».

En su pueblo todo el mundo está feliz con su héroe y dentro de poco Joaquín recibirá una medalla de oro por parte del ayuntamiento en compensación a su hazaña.

Elena no puede evitar  deshacerse en halagos al hablar de su esposo «es un hombre encantador que se merece esto y mucho más.  Como su esposa debo decir que estoy orgullosa de él».

Por desgracia, las inundaciones han afectado en más de una ocasión la casa de esta humilde familia, destrozando sus muebles y pertenencias. Además Joaquín lleva tres años en el paro como consecuencia de la crisis. «Lo único que deseo es que mi marido vuelva a tener un puesto de trabajo. La crisis nos está afectando demasiado» afirma Elena.