El domingo día 21 de noviembre de 2010 he leído en el diario Córdoba las noticias referentes a nuestra provincia:
-Más de 11.600 viviendas han sido embargadas desde el 2008.
-La renegociación de hipotecas alcanza al 15% de las suscritas 229.932 en toda España
-Entre el 80% y 90% de las subastas quedan desiertas
-Comienzan las reclamaciones por la cláusula de suelo en el contrato
También me impresionó cuando el viernes 19 pasé por la puerta de Cáritas y vi cuántas personas había esperando simplemente comida o ropa, algo que no recuerdo haber visto anteriormente.
Esto me llevó a pensar sobre la situación en que nos encontramos. Cada vez más se puede observar cómo aquí no se cumplen dos derechos constitucionales, derivados de la Declaración Universal de Derechos Humanos, como son el acceso a los alimentos y a una vivienda digna. Léase el artículo 25 de dicha Declaración Universal.
El tema de los alimentos y otras necesidades no está resuelto. Sólo lo palian ciertas instituciones benéficas, para escarnio de nuestra sociedad.
En cuanto al tema de la vivienda observo que, tras un proceso legal pero escandaloso y casi oculto, la misma entidad bancaria o caja de ahorros que te prestó el dinero para pagar el piso a precio astronómico, se lo va a quedar por el 50 % del valor de tasación actual, muy inferior a la usada para conceder la hipoteca. De la misma forma que hace varios años las empresas tasadoras inflaban el valor del inmueble para formalizar la hipoteca, en la actualidad lo rebajan de forma abusiva. Así, los prestamistas consiguen quedarse la vivienda y que además se les siga debiendo prácticamente toda la deuda.
Se ha iniciado un movimiento muy interesante por parte de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca que he visto en la página web “afectadosporlahipoteca.com”
También hay propuestas cuyo alcance no se conoce realmente, como por ejemplo sacar de los bancos casi todo el dinero de que disponemos en nuestras cuentas. Se trataría de dejar exclusivamente las cantidades necesarias para realizar los pagos domiciliados previstos. Así lo propone el ex futbolista francés Eric Cantona, que da como fecha el día 7 de diciembre para sacar todo el dinero, siguiendo la estrategia denominada StopBanque, afirmando que: “El sistema debe ser destruido a través de los bancos. Si todas esas personas que salen con pancartas a la calle retiraran su dinero de los bancos, se produciría un colapso. Eso sí sería una gran revolución”. De la misma forma, se propone tener la menor cantidad de tarjetas posible y realizar los pagos en efectivo. El banco o caja de ahorros debe tener la menor cantidad posible de nuestro dinero en su poder. De esta manera se piensa que se presionaría para que dejaran de oprimir a sus anteriormente “estimados clientes”.
Me gustaría que se abriera un debate en la revista sobre estos aspectos.
Si bien estas acciones parecen difíciles de llevar a cabo, las redes sociales de internet y la mensajería SMS es muy poderosa.

Jose Garcia.