En un pueblecito pequeño del valle del Po, Giovanni Guareschi retrata el antagonismo existente entre Don Camilo, cura del pueblo bastante peculiar y Pepón, alcalde del mismo pueblo, también un personaje singular. A lo que se añade el Cristo crucificado, que habla con el cura y le hace las más de las veces de conciencia, convirtiendo a Don Camilo en un hombre mundano, cargado de pasiones y no muy cerca de los ideales cristianos que propugna.

La obra se desarrolla a través de los enfrentamientos continuos de estos dos personajes, que si bien muestran a lo largo de las páginas pequeñas diferencias, irán dejando entrever las grandes semejanzas que los unen.

Uno de los aspectos fundamentales que impregnan el libro, es el humor con el que se van desarrollando estos enfrentamientos pues si bien dibujan a dos hombres tercos, cada uno en su línea, se observará como llegan a parecerse tanto en sus propósitos que no tendrán más que aunar esfuerzos.

Pepón, alcalde comunista y Don Camilo clérigo que no gusta de esos izquierdistas, se ensalzarán en toda clase de situaciones hilarantes en los que cada uno con sus armas, irá intentando ganar al otro. Tal, es así que llegado el momento incluso el cura tendrá a bien sobornar a un árbitro de futbol para que su equipo gane el partido que lo enfrenta con el del alcalde Pepón, sin saber claro está, que Pepón ha sobornado al árbitro por más dinero.

En todo ello, cobra especial relevancia los diálogos entre el Cristo crucificado y el cura. Estos diálogos formarán la base para observar que aún siendo cura, Don Camilo es humano con todas sus faltas posibles. El Cristo irá con su tono tranquilo y pausado, haciendo comprender a Don Camilo cada una de las posibilidades que existen y dará a conocer a un hombre un poco mentiroso, que gusta de acercarse demasiado a las personas laicas.  

En definitiva es una obra escrita con un estilo fácil y ameno, en la que se describe minuciosamente, los aspectos más característicos de la sociedad italiana, a través de estos dos personajes. Una obra cargada de humor, para hacer disfrutar con su lectura y ver que todos los problemas de ideologías o credos pueden ser obviados más cuando antes se vea a las personas como lo que son, personas mismas.

¡Disfrutadlo!

Autor: Giovanni Guareschi.

Editorial: Planeta, 1985. 283 pp.

Francisco G. Zurera Álvarez. 

Imagen: labibliotecadelatorre.blogspot.com