Decía el poeta y dramaturgo alemán J. W. Goethe que “El cobarde sólo amenaza cuando está a salvo”.

Durante estos días pos elecciones, estoy cada vez más sorprendido de lo que el anonimato puede llegar a producir en una persona escondida tras un nombre ficticio que lo libera a la hora de dar sus opiniones. Desde pequeños sabemos que es de cobardes arrojar la piedra y esconder la mano y podríamos añadir que de mayores es también de hipócritas hablar mal de prójimo y camuflarse en el anonimato para poder mantener las apariencias.

Quizá las nuevas tecnologías nos permitan comunicarnos desde puntos muy, muy lejanos y que desde Barcelona, Granada, Málaga o la quinta puñeta puedan estar contentos porque conocen lo que ocurre en nuestro querido Aguilar, pero de lo que estoy también seguro es que cuando lean los comentarios que se dejan entre noticia y noticia, se alegren de no estar por aquí.

Se puede tener cualquier opinión y creerse lo suficientemente demócrata como para poderla expresar, pero cuando esa opinión es destructiva, ofensiva y sobre todo se encuentra camuflada tras un anonimato, será de todo, menos demócrata.

Un medio como “Aguilar Digital”
fomenta la participación ciudadana y la opinión, con el simple objetivo, pienso yo y a falta de otros medios, de difundir todo lo que ocurre en nuestro pueblo y de poder aportar nuestro grano de arena con nuestras historias, nuestras fotos, nuestros dibujos, nuestras poesía,… pero qué va, lo que más hay en “Aguilar Digital” es el comentarista a la caza y captura de la siguiente noticia que poner a parir. Hay quien durante una misma sesión  hace hasta su recorrido anónimo de noticia en noticia y como jabalí que marca su territorio, deja su meadita en cada una de ellas.

Es curioso ver como la mayoría se esconden tras un seudónimo, más o menos original (aunque a algunos se les ve el pelo de lejos) y te hace pensar que les debe ser muy difícil atreverse a decir, con nombre y apellidos propios, que los nuevos contenedores de basura son una porquería (valga la redundancia), o qué pactos deberían realizarse tras la elecciones, o incluso criticar y poner a caldo al que abiertamente escribe dando su opinión con nombres y apellidos con la única intención de que se mejoren cuestiones del día a día de nuestro pueblo,.

¡Qué razón tenía Goethe!,… y ¡hala valientes!, ya hay otro artículo con nombre y apellidos para poner verde.

 

José Miguel de la Rosa Sánchez

Imagen de Wikimedia Commons, un depósito de contenido libre hospedado por la Fundación Wikimedia.