El pasado sábado, 28 de mayo, tras la asombrosa exhibición de juego del FC Barcelona en la final de la Liga de Campeones (3-1 ante el Manchester United), cientos de culés aguilarenses se desplazaron a la fuente de la glorieta de los Pisos a celebrarlo. Banderas, camisetas y bufandas blaugranas se mezclaron con fuegos de artificio, cohetes, bocinas, altavoces y la insustituible trompeta de Diego Luque para conformar un espectáculo de luz, color y sonido en el que las gargantas entonaron los habituales cánticos de celebración, entre ellos el himno del Barça y las canciones de la nueva musa Shakira, con los que expresaron su alegría.

La fiesta se prolongó hasta alta horas de la madrugada.