El próximo viernes, 17 de junio a las 21 horas, se presentará en la Biblioteca Municipal El libro de las parturientas. En el acto, intervendrán el concejal de Cultura Francisco Juan Martín Romero, la protagonista del libro Salud Jiménez Luque y su autora, la gaditana afincada en Córdoba, Matilde Cabello.

El libro de las parturientas, grande y con las pastas muy viejas, es un documento que se conserva en al archivo de la Diputación de Córdoba, en el que constan los nombres de las madres que dejaron a sus hijos en Puerta Nueva, es decir, en la Casa de Maternidad o Casa-Cuna.

Pero de eso no nos enteramos hasta la página 155 de la novela. Antes, descubrimos la tormentosa vida de la protagonista, Salud Jiménez Luque, la Mari, una niña de la inclusa adoptada por un matrimonio de Almodóvar del Río.

A lo largo de las páginas del texto de Matilde Cabello descubrimos los entresijos de la cruda biografía de la Mari: su cruel infancia con una “madre” que la desprecia, su traslado como una delincuente a Córdoba, a la calle Buen Pastor, bajo la custodia del Tutelar de Menores, sus trabajos como sirvienta, sus múltiples idas y venidas de una ciudad a otra, sus amores, su carácter inquieto, inconformista, a veces, inestable, su constante búsqueda de cariño, su entrega maternal, etc. Con ello, se nos filtra el retrato de una sociedad hipócrita, pacata, en blanco y negro, injusta con los desharrapados. Y, finalmente, su lucha, trufada de dificultades, para dar respuesta a las preguntas que siempre le atormentaron: ¿Cuáles eran sus orígenes? ¿Quién su verdadera madre?

A medio camino entre el género biográfico y la novela (nos queda en algunos momentos la duda de discernir cuánta verdad hay en lo narrado: por ejemplo, la anécdota de la protagonista con el dictador Franco roza los límites de la irrealidad), El libro de las parturientas está escrito en un estilo sencillo, cercano, sin florituras, en el que se incorporan “andalucismos” y  se recogen continuas referencias a diversos lugares de la geografía cordobesa, cercanas al lector. Fácil de leer, la historia de la Mari, a pesar de su dureza, se nos vuelve cercana y propia.

Diego Igeño

Imagen: www.editorialelparamo.com