Se trata del clásico juego del laberinto, pero ambientado en las calles de Aguilar. Puedes hacer clic sobre la imagen para disponer de una tamaño mayor y ver todas las calles.

El juego consiste en ir en coche desde el punto A al punto B, muy cercanos en el mapa. El punto A se encuentra en la C/ Ovejas y el punto B en la C/ Pozuelo donde está la cochera (esta aclaración para los que en los comentarios quieran indicar que llegas antes andando).

Las reglas son muy simples y conocidas por todos, pero que especificamos para evitar malentendidos.

 

  • Respeta todas las normas de circulación, incluidas:
    • Las señales que creamos que están mal puestas. Lo puesto, puesto está.
    • Las señales que han colocado particulares sin solicitar permiso alguno, ya que eso lo desconocemos, aunque nos lo imaginemos.
    • Las que pensemos que mientras no estén trabajando en la calle me las puedo saltar, porque el código no entiende de horarios laborales.
  • No hagas pirulas para acortar distancias: Ejemplos de pirulas:
    • Girar hacia la izquierda cuando bajas de la C/ Arrabal y enlazas con la C/ Pintada. Esta es una pirula que aligera el tráfico mucho, pero que por desgracia nuestras autoridades no han barajado de forma provisional para dar fluidez al mismo. Por tanto no vale.
    • Pasar la valla, aunque esté abierta, de la Avda. de Córdoba en dirección Casas Viejas, y evitar así meterte en el pueblo y callejear aumentando los tapones del tráfico. Las razones para no hacerlo son varias: está aún en obras, tiene un disco de prohibido muy, muy grande,… lo has tenido que ver a la fuerza, y sobre todo te puedes dar una leche con los que se saltan la misma prohibición pero a la inversa, ya que ninguno de los dos os esperáis que ningún cafre esté haciendo tal barbaridad en sentido contrario.
    • Los únicos que pueden hacer pirulas, incluyendo subirse a las aceras o saltarse pasos de peatones cuando están siendo utilizados por los peatones, son los agentes de la autoridad, pero en contra no se les deja participar en el desafío al jugar con ventaja, aunque no nos guste a unos u a otros, o a todos, o a ninguno.
  • No vale conducir en dirección contraria aunque lo que conduzcas sea una moto, evites muchas vueltas por el pueblo, ganes tiempo libre al no sufrir atascos, o te esté esperando la novia. El tortazo puede ser de muerte, y entonces tienes que abandonar el juego.
  • Dentro del juego también hay que incluir, en los elementos que nos cortan el paso, las obras particulares y públicas que cortan de forma intermitente la calle (incluidas las obras del gas y posteriores reparaciones de los adoquines malamente colocaos) , las variadas procesiones en cualquier día del año, las pinturas del Corpus Cristi (paguen o no paguen lo que cueste cortarlo, ya que eso no lo sabemos nosotros. En el tenis los puntos son muy raros, pero no por raros ni absurdos nos los planteamos, se aceptan y punto, pues aquí lo mismo, está cortada y está cortada).

Avisos:

1.- Si por alguna razón vuelves al punto de partida o entras en un bucle sin fin, puedes retirarte del juego, lo cual implica el abandono con derecho al pataleo y al consiguiente cabreo.

2.- Si eres forastero o llevas mucho tiempo sin conducir por Aguilar, estas circunstancias no te exoneran de cumplir las normas, si entras en las calles de Aguilar con tu coche, se entiende que aceptas todas las reglas.

José Miguel de la Rosa Sánchez