Esta tarde me he quedado triste, furiosa, y pensando más malo que bueno de las instituciones europeas en el momento en que han nombrado Donosti como Capital Cultural de Europa. Los motivos que ha esgrimido el mismo presidente del jurado son que “Está en un proceso de paz y se respetan los derechos humanos”. Este señor en qué mundo vive??

Luego con la reflexión me han venido los motivos para reconocer los argumentos de que no se la dén a Córdoba. Analizando estos, este caballero tiene razón. Córdoba no se lo merece, ni se lo ha merecido en la vida.

No voy a enumerar las razones culturales de Córdoba porque sería un insulto para la ciudad. Aparte de las consabidas, seguro que me dejaría miles sin mencionar y que merecen la misma o más categoría que las que mencionara.

Sin embargo hay otras razones que se contraponen con los criterios de este jurado:

- En córdoba no se respetan los derechos humanos, puesto que aquí los políticos entran a su labor sin escolta, y si la llevan también puede entrar con total libertad. Una aberración que se contrapone con una ciudad que ha votado mayoritariamente a los cachorros y no tan cachorros de los que llevan matando más de 40 años. Unas autoridades las donostiarras que en su discurso de investidura dijeron que iban a retirar el proyecto de Capitalidad Cultural porque no lo sentían como propio lo mismo que su ciudadanía. Otra contradicción con Córdoba, que tenia a todas las instituciones y absolutamente todo el pueblo y provincia más la comunidad autónoma volcada en el proyecto.

- En Córdoba no se vive proceso de paz, luego tampoco por eso se lo podrían dar, porque es la cuidad dónde los siglos han visto convivir en una paz milenaria a todas las culturas habidas y por haber.

- Córdoba no necesita argumentos políticos para ser la Capital Cultural Europea, porque es la capital cultural universal, a pesar de haber jugado en los años de democracia a caballo perdedor, no han desmerecido sus proyectos culturales que siempre han sido más grandes que las minucias políticas que se van, quedando la ciudad, sus gentes y su patrimonio tangible e intangible.

 

Así pues, GRACIAS señores del jurado por no haber elegido por esos motivos a Córdoba como Ciudad Cultural Europea. Lejos de desmerecernos, nos hacen levantar la cabeza y sacar pecho. Puesto que sus razones han sido unas muy distintas a la Cultura. GRACIAS por no apoyar nuestro proceso de paz, porque en Córdoba siempre hemos sabido que no queremos las pistolas para defender nuestra cultura. GRACIAS por demostrar que sois tan catetos que ni la prensa leéis para comprobar dónde dejáis el premio no merecido, y por lo tanto, más mérito para el perdedor. GRACIAS por hacer que el resto de España venga a visitarnos más, y a disfrutar de nuestra cultura y nuestra paz de siempre, porque no les supongo muchos visitantes a los que van a hacer sus actos en una lengua que sólo hablan algunos cientos. Y GRACIAS porque hacéis que con la injusticia el pueblo de cualquier tinte o color se una más y se manifieste mejor por defender lo suyo y se sienta más orgulloso de su tierra.. Córdoba no os necesita, ni ahora, ni cuando vuestros ancestros y los míos nacieron. Porque ella ya iba demostrando por el mundo su valía cultural milenaria.

Ramona Zurera Maestre