La desaparecida Feria Real del Corpus

Cuando aún está presente la celebración, el pasado domingo, de la fiesta y procesión del Corpus Cristi en Aguilar, hemos seleccionado para una nueva página de historia el dar a conocer los anales de una Feria Real, ya desaparecida,  que se celebró durante más de un siglo en nuestro pueblo coincidiendo con el fin de semana de dicha fiesta religiosa. Como muchos aún recuerdan, la denominada Feria del Corpus se extinguió en  1981, a raíz de instaurarse la celebración de la Romería de la Virgen de los Remedios en dicho fin de semana.

Para situar el origen y cronología del desaparecido festejo debemos remontarnos a los primeros días de 1867, y señalar el ciclo político que se vivía a nivel nacional en aquellos años, enmarcados en la última etapa constitucional del reinado de Isabel Segunda, y en el ámbito local, en la vigencia del periodo de gobierno del alcalde conservador, José Marcelo García de Leaniz, quien ejercía, desde hacía varios años,  de máximo mandatario de la población.

Todo indica que fue a  iniciativa del mencionado alcalde la erección de la nueva feria, y según  revela la documentación hallada, con la idea de sustituir a la Feria Real que tradicionalmente que se venía celebrando, desde 1755[1], en la Festividad del Dulce Nombre de María a mediados del mes de septiembre. De todos en conocido que los orígenes más ancestrales de nuestra  Feria Real se remontan al siglo XVI, inmersos  en el comercio y  mercado que generó la masiva asistencia de personas, locales y foráneas, a la romería de la Virgen de la Antigua, instaurada tras construirse su ermita en el extrarradio de la población en 1543[2].

También conocemos que en 1842[3] se produjo una refundación de la Feria, al ser ésta autorizada por cédula real y trasladado su emplazamiento al casco urbano, una vez que la ermita fue declarada en ruinas y la imagen de la virgen entronizada en la Parroquia del Soterraño. La Fuente Nueva y el Paseo de la  Membrilla se turnarían en periodos desiguales para acoger la celebración de la feria, y entre sus actos más populares estaba la procesión de la Virgen de la Antigua por el recinto ferial.

Desconocemos los motivos que llevaron al alcalde José Marcelo García de Leaniz a cambiar la fecha y lugar de celebración de la feria de Aguilar en 1867, pero sin duda, los documentos prueban que con dicha variación no se alcanzó  el objetivo previsto, ya que,  finalmente, se preservó en el tiempo la continuidad de la Feria Real de la Antigua en su fecha tradicional de septiembre, aunque se consolidase también la celebración de la nueva Feria en el fin de semana del Corpus, lo que provocaría que se institucionalizaran ambas, aunque siempre mantuvo supremacía la primitiva de septiembre.

La cronología de la nueva feria arranca el día 10 de enero de 1867, tal como reza en el acuerdo de cabildo de esa fecha:

A propuesta del mismo señor presidente se acordó por el Ayuntamiento elevar a su majestad la reina, que Dios guarde, una solicitud pidiendo la gracia para esta localidad de una Feria Real que tenga lugar todos los años el día del Corpus Cristi y los dos siguientes[4].

Si atendemos al escueto texto de la solicitud, nada indica que la nueva feria vienesa a sustituir a la antigua, pudiéndose deducir que quizás los promotores de la misma pretendieron contar con dos ferias en el pueblo, como sucedió, posteriormente, pero el  texto de la aprobación es bastante explicito al respecto y señala claramente que se trataba de la variación de fecha de la feria antigua. Tan sólo un mes después de producirse la solicitud llegó la misiva del gobernador civil autorizando lo solicitado, concretamente el día 14 de febrero:

En la misma forma se dio cuenta y lectura a un oficio del Sr. Gobernador Civil de la provincia, fecha 8 del actual a consecuencia del que se le pasara por esta alcaldía en 28 de enero último participándole el acuerdo de este Ayuntamiento en sesión del 10 del mismo estableciendo una feria real en el día del Corpus Cristi y los dos siguientes de cada año en el cual el señor gobernador se sirve transmitirles el que con fecha 6 le fue pasado por el Consejo Provincial manifestándole que en sesión del mismo día había acordado conceder al Ayuntamiento de esta villa la autorización que pretendía para trasladar la feria anual que en la misma se celebra para el día de la festividad del Santísimo Corpus Cristi = El Ayuntamiento enterado acordó la instalación referida feria en el Juego de Pelota, llano de la Coronada y Calle Santa Brígida, y para el ganado las afueras de la calle Manzanares, y que para el efecto se publique y fijen los edictos convenientes en los pueblos limítrofes[5].

Está claro que el lugar elegido era el centro neurálgico de la  población. Debemos considerar que dicho emplazamiento no presentaba aún el estado que tiene actualmente, ya que gran parte de lo que es el  paseo de Agustín Aranda acogía el monumental edificio del convento e iglesia de la Cornada. El Juego de Pelota se ubicaba al final de la calle Carrera haciendo frontera con la pared lateral de la iglesia, situada en el solar que ocupa hoy el edificio de pisos existente dentro del paseo. La explanada del Juego de Pelota abarcaba al espacio que se denomina como “Llanito chico”,  más el terreno que ocupan las casas existentes en este lugar. El Llano de la Coronada abarcaba las calles que circundaban al convento, más el atrio del mismo, y la calle Santa Brígida, que sí presentaba un estado muy similar al que conocemos. El mercado de ganados, principal actividad económica de la feria, se situó en la salida de  la calle Manzanares, que por aquel tiempo concluía en los terrenos lindantes a la actual calle la Llave y San Antón.

Recibida la misiva, los ediles se pusieron de inmediato a trabajar en el asunto ante la necesidad que se tenía de divulgar y publicitar en los pueblos comarcanos la notica del cambio de fecha en la feria. Para ello se valieron de propaganda que fue repartida de forma inmediata:

Previo el permiso del señor presidente, por el presento secretario se manifestó haber venido los impresos relativos al establecimiento de la Feria Real en el día del Corpus y dos siguientes por el presente año y los sucesivos. El ayuntamiento enterado acordó se figuren desde luego en esta localidad los ejemplares necesarios  para conocimiento público y a la vez se distribuyan la mitad de  los restantes en los pueblos de más interés de esta provincia con oficio a las autoridades de los mismos para su fijación en los sitios públicos de costumbre, reservando la otra mitad para reproducirlo cuando se aproxime la época en que se debe tener lugar[6].

Existen documentos que acreditan que a partir de ese año se celebró la nueva feria y se mantuvo en el tiempo con distintos avatares durante más de un siglo. Por razones que desconocemos,  la feria antigua se siguió celebrando también, devaluando a la nueva del Corpus a un rango menor.

Como ya hemos indicado y nos muestra el cartel que reproducimos, la Feria del Corpus se mantuvo en el calendario festivo de Aguilar hasta 1981, trasladando su emplazamiento en los últimos años a la explanada del castillo y caseta municipal.

Antonio Maestre Ballesteros

 

 


[1] MAESTRE BALELSTEROS, Antonio. Feria Real de Aguilar de la Frontera – Origen y Evolución Histórica (siglos XVI- XX) p.31. Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera.

[2] Ibid, p. 19.

[3] Ibid. p 33.

[4] Archivo histórico de Aguilar (AMA), Acta capitular 10 enero 1867. Leg 132

[5] AMA, Acta capitular 14 febrero 1867. Leg. 132

[6] Ibid, Acta capitular 7 de marzo. Leg. 132