Continuando la programación anual de actividades del club ciclista de Aguilar, la ruta del Pescadito, celebrada ayer domingo, 3 de julio, es la primera de las tres que se celebrarán durante el mes de julio, y que sin duda, harán disfrutar a ciclistas y senderistas de su deporte favorito.

La ruta de Málaga, pensada especialmente para que los familiares de los socios puedan incorporarse a los viajes y disfruten de estas actividades, tuvo su epicentro geográfico en la playa de la Misericordia de Málaga, lugar desde donde partió las dos rutas, senderista y ciclista, y en la que concluyeron las mismas sobre las 12 de la mañana, destinándose la tarde a disfrutar de un día de playa y ocio con la familia.

La ruta de los senderistas transcurrió por la desembocadura del río Guadalhorce, lugar donde pudieron divisar los andarines numerosas especies ornitológicas que comparten este hábitat cercano al mar. Los ciclistas, mientras tanto,  recorrieron cuarenta kilómetros que los llevó por el entorno del río citado, el aeropuerto de Málaga, el pueblo de Alhaurín de la Torre, la barriada de Churriana, etc. Un recorrido prácticamente llano, en el que se divisaban hermosas vistas del mar y las playas cercanas. Merece resaltarse el transcurrir de la ruta por las inmediaciones del aeropuerto, donde, la cercanía de los continuos aviones que aterrizaban o despegaban, se convirtió en un aliciente importante para los ciclistas, provocando, incluso, el aterrizaje del tesorero del club que quiso emular al de los aviones. Por suerte todo quedó en varias magulladuras en la rodilla que el agua del mar se encargó de limpiar y curar.

En ambas rutas ejercieron de cicerones varios socios del club  ciclista “Ruedas Redondas” de Málaga, quienes atienden al club de Aguilar magníficamente cada vez que se desplaza a dicha ciudad, entre ellos, Rafael Pulido Delgado, un aguilarense residente en Málaga y apasionado también de la bicicleta. Resumiendo, un magnífico día de deporte y playa para todos.