En primer lugar, me gustaría dar las gracias a todos los que me leen todas las semanas y no paran de animarme en sus comentarios, tanto aquí como en la calle. También, aclarar que no pretendo herir sensibilidades ni insultar a nadie. Sólo, constatar una serie de pequeños hechos que forman parte de nuestra vida diaria.

     Lunes

   Ha empezado la semana que no veas. Con dos noticias de aúpa. Hoy me he enterado que durante el finde ha habido un mitin del PSOE. Ha intervenido, como principal atracción, el inigualable, el incombustible, el salvador de la patria, Alfredo P. (léase “pe punto”) Rubalcaba. Este hombre que casi acaba con ETA, que, de hecho, ha acabado con todos los que querían presentarse contra él, porque era el mejor, el único, el elegido. Pues en ese mitin ha dicho que tiene la receta para acabar con el paro. Habéis leído bien. “Sabe cómo acabar con el paro”. Yo me he quedado helado. Un hombre que lleva en el gobierno desde que yo era chico, que ahora mismo es el vicepresidente del gobierno, del de España, que tiene más de un 20% de paro, que hay gente que la están desahuciando, que comen lo que pueden o lo que rebuscan en la basura, que tienen que cerrar las empresas y echar a los trabajadores a la calle, y va y nos dice eso. Pero que tenemos que esperar un año más hasta que él gane las elecciones y mande. Yo es que no sé si no sabe que nosotros sabemos que ser vicepresidente ya es mandar, que la gente oímos la radio y vemos la tele, que sabemos diferenciar al Rajoy o al Cayo Lara, por ejemplo, que no mandan, de José Luis R. (léase “erre punto”) Zapatero que manda y, además, es su amigo.

   Vamos a ver, o éste no se lleva nada bien con su partido y por eso no les da la receta, o se quiere quedar con nosotros y es mentira que tiene la receta. Y pa mí que se lleva bien con los que mandan porque, si no, de qué iban a elegirlo pa presentarse. Es decir, que pa mí que nos toma por tontos.

   El otro asunto que ha salido hoy es el de la SGAE. Han metido en la cárcel al Teddy Bautista, que no ha cantado en su vida y está viviendo del cuento. Después lo han soltado, claro, por aquello de la presunción de inocencia. Y yo me pregunto: ¿por qué todos somos culpables en lo del canon digital, mientras no se demuestre lo contrario, y este hombre es inocente? ¿No os acordáis del simbolito de la ceja en la campaña electoral de las generales pasadas? ¡Estaban todos! R. Zapatero tenía que agradecer ese gesto que le trajo muchos votos y lo arregló para que, entre todos, fuéramos pagando los favores prestados. Eso fueron muchos millones. Y claro, con tanto dinero no sabían qué hacer y lo pusieron a criar. Y criaron, ¡vaya si criaron! Está visto que el dinero corrompe. Tened en cuenta que los que pillaron ese dinero eran unos pobres viejos que ya no cantaban ni en la ducha. Yo estoy pensando hacerme muy amigo del que mande y que todas las fotocopiadoras y escáneres que hay en Aguilar paguen un canon por fotocopiar mis fotos, lo hagan o no. Siquiera 30 eurillos al mes jejejeje. Iré madurando la idea.

   En fin, que vaya lunes más entretenido.

     Martes

   Hoy ha salido en la tele un descubrimiento que va a revolucionar el mundo de la restauración. Comparable al jamón de pata negra del bueno. Lo hacen en Cádiz, en tierras de Andalucía. Es algo para paladares exquisitos, sólo para escogidos. Saldrá a un precio como corresponde a una delicatessen de alto nivel. Bueno, pues se trata de “caviar blanco” que extraen de los caracoles. Me imagino que serán caracoles criados en plan ecológico, grandes y bonitos. Pero lo que más me ha gustado de esta noticia es lo de que es para paladares exquisitos. No sé si la habéis visto pero es que el “caviar blanco” se entretiene en tener un sabor parecido a la tierra mojada. Y digo yo ¿pagará alguien 500€ por una latita pequeñita de algo que sepa a tierra mojada? Con la de tierra que tenemos nosotros aquí. ¿Y si hiciéramos pelotillas de barro y las vendiéramos en plan barato? No sé, pero creo que yo no tengo un paladar exquisito. Claro que pa comer tierra mojá siempre hay tiempo jejejeje…

     Jueves

   Hoy, visto lo visto y oído lo oído, vamos a hacer un test de conducción.

En el primer caso, imaginemos que vamos circulando por una carretera y nos encontramos de frente con las señales de la foto 1. Tenemos varias opciones:

A-    Seguimos adelante dando de lado a las señales.

B-    Giramos a la derecha.

C-    Aparcamos a un lado y llamamos a mamá.

 Pues en este caso me imagino que la mayoría habréis cogido la opción B, pero hay una serie de señores que les he visto yo hacer la A.

   En el segundo caso, vamos por la carretera y llegamos a una rotonda en la que una de las salidas está señalizada como la foto 2, ¿qué hacemos?

A-    Tiramos dirección prohibida porque llegamos antes a pesar de arriesgarnos a una multa o a un accidente.

B-    Cogemos el recorrido alternativo que nos señalan.

C-    Usamos el comodín de la ventanilla.

 Pues bien, a pesar de que la mayoría haríamos la opción B, hay muchos que hacen la A (que los he visto).

   Yo no sé dónde les han dado el carnet a esta gente pero, lo que está claro, es que son un peligro. Estamos todos de acuerdo en que la carretera tiene muchas faltas y hay muchos sitios que están mal señalizados o, simplemente, no lo están. Pero que no veamos o hagamos como que no vemos esos peassos de señales que hay en estas fotos, me parece demasiado.

   ¡Hombreee, por favor! No hacerse los longuis y vamos a intentar llevarnos bien y no ponernos en peligro tontamente.

     Domingo

   Hoy he estado pensando que no entiendo na de política. Soy un total analfabeto.

   Ayer habló Rubalcaba de cuando él sea presidente y nos contó su historia. Bien, pues Cayo Lara ha dicho que este señor no tiene ninguna credibilidad. Hasta aquí, lo veo lógico, son enemigos. Pero vamos a remontarnos un par de meses atrás. Estábamos en plena campaña por las autonómicas y municipales, y Cayo Lara despotricaba de los socialistas por donde quiera que iba. También lo veo normal porque son sus adversarios, son de otro equipo y aquí lo que cada uno quiere es ganar el partido. Se pasaron las elecciones y todos sabemos lo que ha pasado en Extremadura. Y yo digo: ¿si durante la campaña los socialistas eran muy malos y había que echarlos, por qué hay que apoyarlos después? ¿Si antes de las elecciones estaban haciendo una política de derechas, por qué ahora son de izquierdas?

   En la vida normal, cuando alguien me parece un sinvergüenza, un ladrón o una persona inmoral, no se me ocurre juntarme con ella para hacer cosas juntos ni querer hacerme amigo suyo.

   Volviendo a Rubalcaba, pienso que si no tiene ninguna credibilidad, quiere decir que todo lo que dice no es creíble, es decir, que es mentira. Si todo lo que dice es mentira, es un mentiroso. Y si es un mentiroso, ¿quién querría tener nada con un mentiroso? No vaya a decirnos luego Cayo Lara que hay que apoyarlos.

   Todo esto de los políticos empezó a mosquearme cuando el PSOE editó un folleto con “80 razones para no entrar en la OTAN”, y a los pocos meses, después de ganar las elecciones “por el cambio”, editó otro folleto con “100 razones para entrar en la OTAN”. Eso me marcó.

  Empiezo a entender aquello de que los políticos están en otra dimensión porque estas cosas en la vida normal funcionan de otra manera.

   ¿Será que la política es así?