Permítanme, queridos lectores, la interrogante del título. No sabía si considerarla foto denuncia, imágenes vividas, foto pintoresca, retratos en blanco y negro… Quizás sean ustedes los que deban decidirlo.

El caso es que paseando por Aguilar me he encontrado en diversos sitios con las pegatinas que reproduzco en la fotografía. Me han dicho, no sé si lo habrán contrastado, que quienes las han puesto proceden de un pueblo vecino. ¿Qué más da? Más me preocupa el hecho de si, realmente, son conscientes del significado del yugo y las flechas, de Falange, de José Antonio Primo de Rivera en la historia de este país. A veces, los jóvenes, y no tan jóvenes, se apropian de los símbolos simplemente porque en ellos encarnan la rebeldía al sistema en el que vivimos. Sólo hay que darse una vuelta por los campos de fútbol para comprobar la profusión de cruces gamadas y de hierro, estrellas rojas, banderas preconstitucionales, etc.

El rizo se riza si nos detenemos a leer lo escrito en la pegatina de marras: Primero por la caída de la “T” de las siglas (sí, ya sé, estos son los otros), segundo por el mensajito “Patria y Justicia Social”. A otro perro con ese hueso.