Me he quedado asombrado cuando he visto que un cambio de la Constitución Española de 1978 es tan fácil como reunirse dos partidos políticos hasta la madrugada para ponerse de acuerdo. Después de años de hacernos creer que las reformas constitucionales eran altamente complejas y requerían disolución de las Cortes y convocatoria de Referéndum.

Como hay muchas personas que opinan así, se han creado plataformas para exigir dicho plebiscito. Para ellas, es comprensible que si la Constitución se ha aprobado por ese procedimiento, su reforma tenga que seguir el mismo camino.

El profesor Vicenç Navarro, ha creado una de ellas a través de su página, en la que también explica que el problema no es el exceso de gasto sino el déficit de ingresos por un injusto sistema tributario. El enlace es el siguiente:

http://www.vnavarro.org/?p=6101#more-6101

Os recomiendo que lo leáis. Sus explicaciones son muy interesantes.