Sorpresa y  asombro está causando en todos los que pasan por el entorno de la Torre del Reloj  el aparatoso armatoste de obra que se ha levantado a lo largo y ancho de la acera  de la fachada de la iglesia de los Desamparados. Según nos han indicado se trata de la solución que le ha dado los arquitectos del proyecto para salvar  la diferencia de nivel existente entre el suelo  de la iglesia y la calle.

Admitiendo que esta fuese la única solución a este problema, cosa que dudamos, nos preguntamos algunas cuestiones: ¿cumple la legalidad vigente la escalinatas que han colocado al final? ¿ es legal ocupar la acera y parte de la calzada pública obligando a los viandantes a salirse a la calzada?, ¿ no supone esta actuación una importante barrera arquitectónica para  impedidos y minusválidos?. ¿cómo se a vuelto a escoger la piedra blanca como elemento  de revestimiento de la obra, causando, tal como ha ocurrió en el Llano de la Coronadas, un impacto negativo con el entorno monumental donde se encuentra?. ¿Hubiese permitido el Apuntalamiento que los vecinos que han construido sus casas en el entorno de la Torre hubiesen colocado piedra blanca en sus fachadas?.  Obviamente en este espacio  lo recomendable hubiese sido  colocar ladrillo viejo o piedra, tal como se muestra en la torre o en el propio edificio de la iglesia.

Ahora permanecemos expectantes por conocer como será la baranda o pasamanos que coloquen en este lugar, y temiendo que, visto lo visto, no copien lo hecho en la carretera o en el Centro de Día de Mayores, y pongan cerca metálica.

Según nuestra información, al final no se colocará la hornacina de la fachada, ya que parece ser que el coste de quitarla de la casa particular donde se encuentra supone un gasto importante que no va a asumir el Ayuntamiento, quedando pendiente hasta que se consiga una subvención para tal fin (esperamos que para entonces ya no sea tarde).