Coincidiendo con la recién pasada feria de San Miguel, traemos a Imágenes Vividas una curiosa fotografía que podemos fechar en la década de 1950, y en la que se muestra cómo se celebraba en esos años uno de los actos más típicos de esta feria, como es la subasta de gallos.

Llama la atención que en esas fechas se realizase por de día, y que el lugar de celebración fuese el patio o corral de la iglesia, a diferencia de como se efectúa en la actualidad: de noche y en la puerta del templo. La impresión que da, al mirar con detalle la fotografía, es que el gallo que se muestra tiene la cabeza cortada, por lo que pudiera ser que aún se mantuviese la antigua costumbre, ya desterrada, de sortear la espada con que se decapitaban a los gallos.

 Fotografía propiedad de Josefina Zurera Varo