Como si de un truco de magia se tratase desaparecieron de la noche a la mañana del parque infantil del Cerro Crespo  todos los aparatos de juegos, y de la mañana a la noche han vuelto a reponerse en su sitio como si nada hubiese pasado. Pero sí han pasado cosas, y muy serias, ya que no ha sido un juego de ilusionistas lo ocurrido, sino un robo real perpetrado a plena luz del día y observado por numerosos vecinos que alertaron de lo que estaba sucediendo.

La denuncia del robo que hizo en el Pleno del Ayuntamiento IU ha permitido que se identifique a la persona o personas que se llevaron los aparatos y que éstos hayan vuelto a su lugar de origen. Pero esta sustracción no ha sido un juego de niños ni una travesura que queda como un hecho anecdótico, el Ayuntamiento tiene la obligación de aclarar que ha sucedido realmente y, sobre todo, interponer la denuncia correspondiente para determinar responsabilidades si las hubiere (son muchos los robos que quedan desde hace un tiempo a esta parte sin aclarar en el Ayuntamiento) Además se debe  exigir que se reponga el tapizado existente en el parque que fue arrancado cuando se llevaron los aparatos.