Domingo 30 de Octubre de 2011  “A la carrera”

 

Éste es el último domingo de Octubre y, como todos los años, hay un grupo de amigos que lo esperamos con muchas ganas. Hoy se ha celebradola XVCarreraPopular de Aguilar. Es una carrera especial para todos nosotros ya que corremos en nuestro pueblo. Sirve de encuentro para gentes venidas de toda Andalucía y cada vez va siendo más numerosa la participación. Este año ha habido unos quinientos corredores en la prueba reina. Éste es un deporte que engancha. Yo no sabría deciros exactamente por qué corremos. Es un cúmulo de sensaciones. Yo podría deciros que corro por salud, por amistad, por piques sanos, por superación personal, incluso podría deciros que es por el arroz de convivencia que hay después de la carrera en el que echas un rato magnífico con todos tus amigos que, antes de practicar este deporte, apenas conocías. Tras la carrera, los hay que acaban frustrados porque no han bajado de un tiempo, otros, eufóricos porque no han subido de otro, pero yo pienso que todos somos unos privilegiados por ser capaces de hacer lo que hacemos.

Tras sudar bien la camiseta, un buen arroz acompañado de sus entremeses, cervezas, vino, refrescos y postre (¿qué más se puede pedir por cinco euros? Jejeje). Hay que decir que el arroz guisado por Ángel estaba de lujo, las bebidas bien frías y de postre dulces y, una costumbre que va arraigando (éste es el segundo año que se hace) es que Antonio, nuestro turronero-atleta favorito, nos ha deleitado con “delicias de feriante”. Este año han sido “brochetas de nubes” y “plátanos” bañados en chocolate, además de los típicos almendrados. Todo un lujo de comida para unos pobres atletas que lo llevamos to p’alante: deporte, comida y bebida. Pero que nos lo pasamos como los indios.

 

 

Lunes 31 de Octubre de 2011   “Los muertos se filtran por las paredes”

 

Es la víspera de todos los Santos y la costumbre es ir al cementerio a arreglar las lápidas y renovar las flores. Hoy he estado en uno de fuera y me he ido fijando en todo un poco. Lo primero que me ha llamado la atención es la cantidad de flores que compramos para estos días. Estaba todo el cementerio que, el que no tenía dos ramos es porque tenía tres. Había gente que no tenía sitio material para tanto ramo. A mí me parece estupendo porque el que las vende tiene que recoger su cosecha también. Es curioso el culto a los muertos en nuestra sociedad, pero, además, sólo en estos días. Otra cosa en la que me fijé fue en los nombres. Vi un Marciano y me acordé del anuncio de aquella bebida, nunca creí que fuera a ver uno. Había también una Monsalud, un Enrrique (jejeje) y algunos otros. En cuanto a las lápidas, había muchas con su epitafio y con poesías bastante curiosas, lo malo es que no llevaba bolígrafo y papel. De todas formas vale la pena darnos una vuelta por los cementerios y observar estas cosas.

Otro hecho que va en auge en estas fechas es la celebración de las fiestas de Halloween. Yo nunca he sido partidario de estas fiestas porque no me gusta dejarme influenciar por las costumbres de las películas americanas. Pero claro, si te paras a pensar, nosotros no celebramos ninguna fiesta esa noche y, por lo tanto, esta fiesta no sustituye a ninguna nuestra y siempre viene bien una fiesta con los amigos, sea con la excusa que sea. Entre los disfraces los hay para todos los gustos. Para las mujeres abundan los disfraces de diablesas, vampiresas o brujas. Para los hombres, de demonios, vampiros, científicos locos y hasta de sombra. Jejeje. Así que habrá que disfrazarse, juntarse con los amigos y pasarlo bien en la noche de Halloween, de los Santos o como queramos llamarla. Bienvenida sea una fiesta, y si es en buena compañía, mejor.

 

 

    Jueves 3 de Noviembre de 2011  “¿Enamoramiento o seducción?”

 

En una reunión de amigos ha salido hoy el tema de las parejas. Cómo se forman, en qué nos fijamos, qué nos enamora … Tras un buen rato de conversación, todo lo que hemos hablado podríamos resumirlo en que podría haber como un sistema de puntos para elegir nuestra pareja y enamorarnos. Todos sabemos que el éxito hay gente a las que les atrae. El dinero, el tipo de trabajo, el físico, la mentalidad y muchos más parámetros que cada uno vamos valorando cuando conocemos a alguien. Podemos poner el ejemplo de la Duquesa de Alba. Podríamos valorar  el dinero con diez puntos, en cuanto al físico no lo valoramos, en gracia y salero le vamos a dar un cinco por la rumba que se marcó en la boda. Así, ese hombre la habrá ido valorando hasta llegar a la puntuación del enamoramiento.

Algunas veces vemos parejas que no nos explicamos cómo pueden haber acabado juntos pero que, con el sistema de puntos, se van explicando las cosas.

Otro ejemplo: pongamos un médico muy feo y de cuerpo regular que tiene una mujer de bandera. Nada más que por médico tiene bastantes puntos. Si, además, hace muchas guardias y gana mucho dinerito, tiene más puntos y, si a eso le sumamos que con las guardias deja a su mujer tranquila muchas noches, más puntos. Todo eso sin tener en cuenta una variable importante que es que, según mi amiga Mercedes, todo el mundo tenemos un encanto oculto. Y ese encanto, os lo digo por experiencia, es el punto definitivo de calidad.

 

 

     Sábado 5 de Noviembre de 2011  “Semavin Popular”

 

Esta semana que acaba empieza un gran evento en nuestro pueblo: Semavin. Siempre he estado en contra de que se cargaran la Cata Popular dela PlazaSanJosé, pero este año empieza a gustarme másla Semanadel Vino. Hay muchos más actos dirigidos al pueblo y a sus gentes. Hoy he estado en el Molino del Duque donde se representaban varios cuadros famosos que tenían como hilo conductor, el vino. Un grupo de más de cuarenta voluntarios han formado parte de un montaje novedoso y espectacular. El público ha respondido a la llamada y los dos días que se ha representado ha estado lleno. El arte, la música y el vino de Aguilar se han unido y, representaciones vivas de cuadros, esculturas de Ricardo Llamas, música y flamenco, han hecho de las noches del viernes y sábado, algo inolvidable para todos los que nos hemos enfrentado al tiempo desapacible de esas noches.