Como es apreciable a primera vista, se trata de una foto típica de las de grupo de colegio, en este caso femenino, que podemos fechar a inicios de la década de 1950. Es fácilmente identificable también el lugar geográfico en el que se sitúa la escena -la puerta de la Casa de las Cadenas en la calle Arrabal-, edificio destinado a la enseñanza por expreso deseo de la propietaria cuando lo donó al obispado, y que posteriormente se convertiría en casa parroquial. Más difícil resulta ya identificar a la maestra y a las alumnas, tarea en la que esperamos la colaboración de los lectores de Aguilar Digital.