El segundo día de búsqueda acaba sin rastro de Ángeles Zurera

Una excavadora levantó ayer casi todo el suelo del recinto, que se fue peinado con perros

JESÚS PRIETO  / AGUILAR

Agentes que participaron ayer en la búsqueda del cuerpo de la aguilarense desaparecida

 

Durante toda la jornada de ayer efectivos de la Policía Judicial del Instituto Armado, ayudados por dos perros rastreadores, continuaron las labores de búsqueda del cuerpo de la aguilarense Ángeles Zurera, la mujer que desapareció en el municipio en marzo de 2008. Los trabajos tan sólo se paralizaron a lo largo del día a la hora de comer y para hacer una reparación leve en la excavadora que está levantando el suelo de la nave, situada en el Camino de la Hormigosa, justo al lado del Polideportivo Municipal.

A última hora del día quedaba por levantar una pequeña porción de tierra que, con toda probabilidad, podrá removerse hoy en apenas un par de horas. Aunque todo hace presagiar que a estas alturas estas labores de búsqueda van a finalizar sin éxito, la familia no quiere tirar la toalla y apurará hasta el último momento para mantener viva su esperanza.

De hecho, el hermano de Angelines, Antonio Zurera, estuvo todo el día en el lugar de la excavación para conocer de primera mano los resultados que se iban conociendo en cada momento.

Precisamente, allí mismo Zurera reconoció que «no vamos a parar hasta que demos con alguna pista que nos lleve a saber qué pasó con mi hermana aquel fatídico dos de marzo».

Esperanzados Los familiares de la desaparecida confían en que aparezca el cuerpo de Angelines, cuyo rastro se perdió en marzo de 2008

En este sentido, añadió que todo apunta siempre a lugares o bien propiedad de su exmarido, Manuel Reina, o bien sitios donde él ha trabajado con su empresa de movimiento de tierras. De hecho, el exesposo es el único imputado judicialmente por la desaparición de la mujer y «esa imputación no ha sido levantada todavía», añadió Zurera.

Por su parte, la madre de la desaparecida, Antonia Cañadillas, se mostró muy afectada y a la vez esperanzada. La progenitora afirmó que durante los últimos días ha estado todo el tiempo pendiente del teléfono por si recibe una llamada que avise de algún hallazgo importante. Dijo que «tanto para la familia como, sobre todo, para mi hija sería un descanso que este asunto se resolviera ya».

Intensa búsqueda

La investigación se centra ahora en esta nave después de que un nuevo testigo que prestó declaración a principios del verano aportara nuevos datos sobre el caso. Al parecer, el exmarido de Angelines fue el encargado de nivelar el terreno de este solar en las mismas fechas en que se produjo la misteriosa pérdida. No es la primera vez que se actúa de este modo en los últimos tres años.

También se levantó el suelo de una nave propiedad del exmarido, así como el solar en el que vaciaba escombros la empresa propiedad de Manuel Reina. No obstante, Reina siempre ha negado cualquier implicación en la desaparición, pese a ser el único imputado.