No es la primera vez que ocurre pero Aguilar se ha vuelto a situar entre los pueblos de la  provincia con la tasa de paro más alta.  A 31 de diciembre del 2011 se registraba  un número de parados de 2831 personas.  De ellas más de la mitad son trabajadores eventuales agrarios. Según la estadística más del veinticinco por ciento lleva más de 12 meses en paro, habiendo agotado la mayoría de ellos todas sus ayudas y prestaciones económicas.

El paro se centra principalmente en los trabajadores agrícolas aunque es considerable también el incremento sufrido en sectores como la construcción y los servicios. También se descifra  que el veinte por ciento de los jóvenes desempleados de nuestro pueblo no tienen concluidos los estudios de la ESO y carecen de otra formación profesional.

Si estas cifras son preocupantes de por sí, las que arrojan la estadística de las personas y familias  que sobreviven en nuestro pueblo de la ayuda del banco de alimentos o de Cáritas y asociaciones benéficas, más de 200, el panorama no puede ser más sombrío y el futuro más incierto. Sobre todo cuando no se vaticina que esta situación cambie a mejor, ni a corto, ni a largo plazo.