AGUILAR. ESTE LUGAR YA FUE RASTREADO POCOS DIAS DESPUES DE LA DESPARICION DE LA MUJER

La Guardia Civil lleva a cabo la investigación a puerta cerrada

JOSE SIERRA 01/02/2012

Efectivos de la Guardia Civil volvieron ayer a inspeccionar la finca de Aguilar de la Frontera en la que el ex marido de Angeles Zurera, Manuel Reina, tiene su casa y la nave. Este lugar, ubicado en el Camino de las Moreras, junto al polígono industrial Huerta Zurera, ya fue rastreado pocos días después de conocerse la desaparición de la joven.

Aunque las labores de búsqueda comenzaron ayer, poco después de las tres y media de la tarde, miembros de la Benemérita han permanecido vigilando el acceso al lugar, día y noche, desde el pasado lunes, según las declaraciones realizadas por algunos vecinos del lugar. Lo más normal es que la jueza de Aguilar haya ordenado que se reanude la investigación por la aparición de algún nuevo indicio sobre el caso. La Guardia Civil está llevando a cabo el rastreo con absoluto hermetismo, a puerta cerrada y sin facilitar ningún tipo de información al respecto, ni la toma de imágenes por parte de los medios de comunicación que se han acercado al lugar.

El pasado mes de noviembre la Policía Judicial levantó, sin resultado alguno, la nave de un particular cuyo solar había sido rellenado por el exmarido de Angeles Zurera los días inmediatamente posteriores a su desaparición. Esta nueva búsqueda fue realizada después de que la Audiencia Provincial reabriera el caso, tras el recurso interpuesto por la familia y la declaraciones realizadas por un testigo protegido. Varios meses antes fue levantado, también, el vertedero en el que el ex marido vaciaba los escombros del camión.

Desde la desaparición de Angeles Zurera el 2 de marzo del 2008 se la ha buscado sin descanso por todo el término municipal y con todos los medios disponibles. En esa búsqueda han participado familiares, efectivos de la Guardia Civil con georradares y perros adiestrados, policías municipales, miembros de protección civil, bomberos y miembros de la plataforma, aunque sin resultado alguno. Se han realizado concentraciones multitudinarias, se han ofrecido recompensas al que facilitara una pista que permitiera su localización y se han repartido más de 60.000 carteles con su foto y los teléfonos de contacto. A pesar de ello, los vecinos de Aguilar no pierden la esperanza de que esta misteriosa desaparición pueda aclararse algún día.

Noticia del Diario Córdoba