Añeja y curiosa fotografía que podemos fechar en los años centrales del siglo XX, y que nos remite a la mañana de un Domingo de Ramos de esa época, y más concretamente al tiempo en el discurría por el primer tramo de la calle Carrera  la tradicional procesión de las Palmas en su  itinerario de ida a la Parroquia del Soterraño.

Llama la atención el bello escenario urbano que enmarca la fotografía, y del que es resaltable la popular arquitectura que adorna las fachadas de las casas, a cuya frontera se situaba la de los Albarzusa, cerrando la recoleta Plaza del Carmen.

La nutrida hilera de hombres trajeados portando las esbeltas palmas en la mano, los airosos monaguillos y la revestida  curia parroquial, otorgaban solemnidad a un cortejo en el que, aún sin verse claramente, se adivina la presencia de la Banda Municipal de Música, aditamento irremplazable en la mañana de Palmas y Ramos de Aguilar.