Intelectuales y obreros

Antonio Prieto

En el curso de nuestras investigaciones sobre el primer tercio del siglo XX, hemos ido encontrando en la prensa de la época una gran cantidad de colaboraciones de destacados miembros del movimiento obrero cordobés. Junto a profesionales de la pluma como el baenense Fernando Baena (director de El Sur), David Díaz (redactor de La Voz) o el onubense afincado desde muy joven en nuestra provincia Antonio Verdú Suárez (director de Ágora), hemos hallado una serie de firmas que comparten un perfil común: muchos de ellos son obreros, fundamentalmente campesinos, luchadores infatigables y propagandistas del credo socialista, de formación autodidacta, que sustrajeron muchas horas de su tiempo a leer de forma compulsiva y a volcar en el papel sus opiniones, sus anhelos, esperanzas y frustraciones.

 En casi todos los pueblos de la provincia, existía algún militante que cumplía sobradamente con ese perfil.  Muy conocidos entonces fueron los pontanenses Gabriel Morón y Justo Deza Montero (de quien hemos recuperado más de ochenta textos que próximamente volverán a ver la luz) y el montillano Francisco Zafra. Por supuesto, Aguilar no fue una excepción a esta regla.

 Siguiendo un orden cronológico, hemos visto en el periódico pontanés El Aviso, dirigido por el republicano Baldomero Giménez Luque, varios artículos (la mayoría de ellos poemas) publicados en la segunda década del siglo XX por el que luego fuera concejal socialista del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera y secretario de la Juventud Socialista del pueblo, Mariano Navarro.

Antonio Cabello

 El propio Navarro, junto a Eustaquio Josende y Antonio Cabello, líder obrero aguilarense durante la II República, editan algunos escritos en el periódico socialista montillano Fuerza y Cerebro. Concretamente, hemos localizado 5: “Triunfo del socialismo”  y “Ante la tormenta política” de Josende, “Andalucía redimida” de Navarro y “Oid, burgueses andaluces” y “Los venceremos al fin” de Cabello.

 Sospechamos que sobre ellos, sobre Antonio Cabezas Jiménez, a) Cabecitas, primer presidente de la Agrupación Socialista de Aguilar, y sobre otra destacada pluma del socialismo aguilarense, Antonio Prieto Álvarez, recaería el peso de La Nave, rotativo socialista impreso en nuestra localidad a finales de la segunda década del siglo.

 El tipógrafo Prieto fue, asimismo, director de una publicación que con el nombre de Prosperidad se editó en Aguilar de la Frontera durante la Dictadura de Primo de Rivera. Desafortunadamente, sólo hemos consultado un ejemplar, cuya fotocopia se conserva en el Archivo Municipal.

 Antonio Prieto, y en menor medida Antonio Cabello, continuaron sus colaboraciones en prensa durante la II República, publicando jugosos artículos en Córdoba Obrera y El Sur. Junto a ellos, escribió como corresponsal el que más tarde fue nombrado primer cronista oficial de Aguilar de la Frontera: José Varo de Castro (que firmaba algunos de sus textos con el pseudónimo de Fernando Félix).

 En definitiva, un ramillete de obreros conscientes que aprovecharon las oportunidades que les brindó la prensa afín para, como he dicho, dar rienda suelta a sus pensamientos. Lamentablemente, la mayor parte de ellos pagaron con su vida su entrega a la causa socialista y su actividad propagandista. En las tapias de los cementerios fueron fusilados Antonio Prieto, Antonio Cabello, Justo Deza, Antonio Verdú Suárez…Es hora de que su contribución a la historia del movimiento obrero cordobés sea reconocida y su obra difundida.

 Diego Igeño Luque

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

A gobernarrrrrrrrrrr

Martirio. Pedro Sánchez está que se sale. Desde que se tomó unos días para meditar las cosas que le turbaban y le hacían pensar en dejarnos huérfanos y a la

El último descendiente

Antonio Cabello Paniagua hijo de Antonio Cabello Almeda es el único hijo que queda con vida de los familiares directos de las víctimas de la guerra civil y la dictadura

Telenovela Eclesial

Martirio Llevamos ya días con un culebrón protagonizado por unas monjas de clausura, un falso obispo, un obispo verdadero, una falsa Iglesia (llamada secta porque a las Iglesias que no

La sincerebritis

Diego Igeño Conforme voy descendiendo la cuesta de la vida, he apreciado que ha surgido a mi alrededor una patología que crece de manera exponencial: la sincerebritis. Consultado un diccionario