Y dura y dura y dura…

Hace un par de décadas  funcionó en Aguilar la llamada «Escuela de Verano» que durante varios años dio nombre y actividad cultural, a través de sus cursos, al pueblo. Para anunciarse se colocó a la entrada del pueblo un cartel tan grande como los que hay en la entrada frontal del llano.

Dicho cartel duró y duró muchos más años que la propia «Escuela de Verano», siendo retirado, si la memoria no me falla cuando se arregló el parque frente a Casas Viejas, totalmente descolorido y habiendo cumplido su misión anunciante más allá de los que se le podía pedir.

En la actualidad parece ser que son otros los carteles los que han tomado el relevo en la durabilidad, tal y como iniciara el antaño cartel de la carretera anunciando las actividades estivales de los años 80. Carteles que van desde el tamaño «XXXXXXL» hasta los humildes  en plástico de poco más de un metro del resto de empresas que han realizado algún tipo de reforma en el llano. Uno de los grandes hasta tiene doblado uno de sus soportes, lo cual no sé si supone un riesgo añadido a su existencia.

Es normal ver durante las obras que se anuncie su actividad, lo cual es lógico y no de extrañar, pero pasados varios meses desde su finalización creo que va siendo hora de ir retirando tanto cartel, vayan a perpetuarse más allá de los propios materiales con los que se ha amueblado   el paseo de Agustín Aranda (siéntese por ejemplo en los banco y verá como comienza el «meneito»).

Pues eso, esperaremos… no se cuando, para poder hacer una bonita foto al llano.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

A gobernarrrrrrrrrrr

Martirio. Pedro Sánchez está que se sale. Desde que se tomó unos días para meditar las cosas que le turbaban y le hacían pensar en dejarnos huérfanos y a la

El último descendiente

Antonio Cabello Paniagua hijo de Antonio Cabello Almeda es el único hijo que queda con vida de los familiares directos de las víctimas de la guerra civil y la dictadura

Telenovela Eclesial

Martirio Llevamos ya días con un culebrón protagonizado por unas monjas de clausura, un falso obispo, un obispo verdadero, una falsa Iglesia (llamada secta porque a las Iglesias que no

La sincerebritis

Diego Igeño Conforme voy descendiendo la cuesta de la vida, he apreciado que ha surgido a mi alrededor una patología que crece de manera exponencial: la sincerebritis. Consultado un diccionario