No se trata de una foto denuncia, sino de dejar constancia de una curiosidad que se da en el alumbrado público de la calle Mátires de Poley,  y más concretamente en la trasera de la capilla de las Angustias y Expiración, donde permanecen dos farolas sobrepuestas una a otra.

 No sé si mucha gente se ha percatado de esta circunstancia, pero en mí caso, al ser un lugar habitual de paso, lo contemplo a diario, y no puedo evitar el preguntarme el origen de este hecho. Posiblemente obedezca a un olvido involuntario, un olvido que dura ya varios años. La cuestión es que de seguir puede que las próximas generaciones eleven el hecho al rango de costumbre o tradición, ya que por poco que nos descuidemos los jóvenes lo habrán conocido siempre así, e incluso se pueden crear leyendas o milagros  que justifiquen su permanencia.

 La verdad es que no resulta antiestético, incluso me atrevería a decir que queda «bonito» en las fotografías. Que alguien tome la decisión de mantener o quitar la farola vieja. Si se conserva sería bueno que se la dotase de una bombilla y corriente eléctrica para que tenga  utilidad más allá de la estética. 

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

Foto Curiosa: amanecer en la campiña

Parece lo de siempre y es lo nunca visto: un esférico astro solar se eleva sobre las sinuosas líneas del horizonte que dibuja la campiña cuando el día va ganando

Foto Curiosa: atardecer en la Plaza

El lugar, la época del año y las condiciones meteorológicas son factores que pueden incidir en la toma de una captura fotográfica, si esta se realiza en el exterior, y

Foto Curiosa: fenómenos meteorológicos

Quienes pudieron contemplar el atardecer de ayer, quedarían sorprendidos de cómo las nubes marcaban una frontera clara entre el azul intenso del horizonte despejado y una amplia franja por encima