Montilla como ejemplo a seguir

 

DSCN2744Una vez más, el ejemplo de otros pueblos y Ayuntamientos marcan la diferencia con respecto a la desidia e indiferencia con que el nuestro  aborda problemáticas que durante años vienen denunciando los vecinos, y que siguen recibiendo como respuesta el silencio más clamoroso de la alcaldía.

La superpoblación de gatos en varias zonas del pueblo, especialmente en la calle Mártires de Poley, sigue siendo ignorada por la autoridad local,  a la que parece no importarles este problema, o no ve la gravedad del mismo.  Por eso cuando nos topamos con noticias, como las que anuncia las medidas que va a tomar el Ayuntamiento de Montilla para solucionar esta problemática en el pueblo vecino, no podemos por menos que considerar al  Ayuntamiento de Aguilar como inferior a otros de la comarca.

La noticia aparece en el diario Córdoba en estos términos:  El Ayuntamiento de Montilla acaba de poner en marcha, en colaboración con la Policía Local, un plan experimental para controlar la superpoblación de gatos en el casco urbano. Así lo anunció la teniente de alcalde de Medio Ambiente, Raquel Casado, quien explicó que la medida trata de dar respuesta a las quejas que vienen manifestando en los últimos años vecinos del entorno del Llano de Palacio, que han denunciado la existencia de una «plaga» de felinos que está causando molestias por los alrededores del Paseo de Cervantes, del convento de Santa Clara y del Palacio de Medinaceli.

Ante esta situación, la responsable de Medio Ambiente ha mantenido una reunión con vecinos de la zona y con representantes de la asociación de ayuda a animales abandonados de Montilla Dejan Huella, con el objetivo de plantear «alternativas» a un problema que la propia Raquel Casado calificó de «complejo».

«Hasta ahora, la solución que se venía aplicando cuando se detectaba un exceso de gatos consistía en avisar a la empresa encargada de la recogida de animales abandonados», indicó la edil socialista, que reconoció que existía una «confrontación» entre los residentes en el entorno del Llano de Palacio y los defensores de los animales, conscientes de que el destino final de los gatos recogidos por la empresa que gestiona el refugio municipal era el sacrificio, si ninguna persona los reclamaba en el plazo de diez días.

Tal y como explicó la responsable municipal de Medio Ambiente, el nuevo programa de control de colonias de gatos se centra en la localización de las hembras para castrarlas o esterilizarlas químicamente, mientras que las crías que se van detectando se recogen para entregarlas en adopción a personas interesadas.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas