Bajonazo térmico: las máximas bajarán seis grados en 24 horas

??????????

Como en una montaña rusa. El tiempo de los últimos días en Córdoba se está caracterizando por los bruscos cambios en las temperaturas. Si un día rozamos los 40 grados, al otro caemos hasta los 30. Es lo que va a pasar durante este fin de semana, cuando tras haber vuelto a superar la barrera de los cuarenta, el termómetro se desplomará más de seis grados durante la tarde del sábado gracias al paso de una nueva DANA que incluso podría dejar algún chubasco débil y disperso durante la jornada.

De 40 a 34 grados de máxima en 24 horas

El paso de la DANA por el suroeste peninsular será la responsable del brusco descenso de las temperaturas que vamos a experimentar durante la jornada del sábado. Si desde la tarde del pasado miércoles su aproximación sirvió para inyectar aire cálido en el sur peninsular, que llevaron las temperaturas de nuevo por encima de la barrera de los 40 grados en numerosos puntos del valle del Guadalquivir, desde la madrugada del viernes al sábado esa misma DANA va a provocar un barrido de ese aire cálido para sustituirlo por otro mucho más fresco.

Aire fresco y húmedo que desde la mañana del sábado hará bajar el termómetro del orden de seis a siete grados en buena parte del sur peninsular, y que incluso derivará en un aumento de la nubosidad que podría dejar alguna lluvia débil, de carácter disperso en las horas centrales del día. Lluvias del todo insuficientes y que sí serían de mayor intensidad en la mitad norte del país. Breve respiro en las temperaturas del sábado, que volverían a recuperar terreno durante la tarde del sábado, con la vuelta de aire cálido a la vertical peninsular, y que ya estabilizada dejaría temperaturas en el rango de los 36 a 37 °C durante buena parte de la próxima semana.

Así Córdoba se enfrenta al segundo fin de semana del temible julio con un vaivén en el termómetro, de pasar de unos 40 °C durante la tarde del viernes, caer hasta los 32 o 33 °C en la del sábado, y volver a recuperar terreno, ya en las últimas horas del domingo, volviendo al entorno de los 36 o 37 °C. Un baile de temperaturas con una agradable nota de frescor que incluso podrá venir acompañada de alguna lluvia débil.

Aunque la probabilidad es escasa, lo cierto es que la mañana del sábado amanecería con nubosidad media y baja, que podría dejar alguna precipitación débil en la provincia, siendo estas más probables en el norte y en las primeras horas de la mañana. Breve espejismo que dejaría rápidamente paso a cielos despejados en una jornada fresca camino del ecuador de julio, sin que de momento haya atisbo de enfrentarnos al verdadero ‘monstruo’ del verano cordobés.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

Nuevo párroco para Aguilar

Con fecha de hoy el obispo de Córdoba ha hecho públicos los nuevos nombramientos de la Diócesis para el próximo curso. En el caso de Aguilar se producirá un cambio