El tiempo pasa inexorable para todas las generaciones, y, aunque uno se considere aún muy joven, las imágenes retenidas en el tiempo de los años de niñez o primera juventud, capturadas en nuestra etapa escolar, nos pone ante el espejo de la realidad, y esta nos evoca a decir aquello de: juventud divino tesoro, pues ya nos quedan un poquito lejanos aquellos inolvidables años de correrías en los patios del Alonso de Aguilar.

Memorizar era entonces sinónimo de aprender, algo que se conseguía «a golpes de palmeta y de algún sopapo que caía de imprevisto», como puede contar quienes cursaron sus primeros estudios en aquel colegio, o en cualquier otro, pues era practica generalizada en el plantel de maestros que realizaban su encomiable labor de enseñanza en esos tiempos.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

Imágenes Vividas (713)

En vísperas de la Media Luna 2024, traemos al recuerdo de Imágenes Vividas una estampa de la primera edición del evento cultural, celebrada allá por el año 2000, y más

Imágenes Vividas (712)

En una definición creo que ajustada a la realidad, podemos considerar que el fútbol es para algunos un juego y para otros una forma de vida. Hay quien lo usa

Imágenes Vividas (711)

A lo largo de la historia las mujeres han luchado contra viento y marea para abrirse paso en un camino lleno de obstáculos y prejuicios, también en el ámbito del

Imágenes Vividas (710)

En los 70 y 80 hubo una transición entre guateques, salas de fiesta, discotecas y locales de música. Los ‘baby boomers’ hicimos todo el recorrido, desde el guateque en un