Me pregunto si hoy en día todavía se juega mucho al dominó. Desde luego, su hábitat natural está desapareciendo más rápidamente que las selvas amazónicas: aquellos viejos bares y tabernas con mesas de mármol donde no tenían la televisión puesta y los camareros no metían prisa.

Ahora que lo pienso, quizás sea ese simbolismo del mármol, y el de la ficha vestida de frac, lo que le daba su solemnidad al dominó, que es un juego de silencios y exabruptos, un juego meditativo que se jugaba con boina y palillo en la boca, un vaso de vino o botellín de cerveza a a un lado y al otro una quiniela a medio hacer. Recuerdo partidas extraordinarias, porque mi padre tenía un grupo de amigos que más que jugar al dominó lo profesaban. Y lo he jugado yo mismo, malamente, en las casas de amigos antes de la invención de Netflix e Internet, cuando las tardes duraban el doble que ahora.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

Imágenes Vividas (703)

Desde su refundación en 1929, la Banda Municipal de Música ha contado con distintos locales de ensayos y academias de educandos, habiéndose destinado para ese fin, a mediados del pasado

Imágenes Vividas (702)

Nos retrotraemos en Imágenes Vividas al año 1986, y a uno de los proyectos culturales más célebres que ha acogido nuestro pueblo en su historia contemporánea, como fue la desparecida

Imágenes Vividas (701)

En estos días, en los que los aficionados del equipo blanco celebran que el pasado sábado se alzó matemáticamente con el título de liga, tras ganar 3-0 al Cádiz y

Imágenes Vividas (700)

La biblioteca pública es un espacio que durante largo tiempo ha desempeñado un importante papel en la vida y la cultura públicas de Aguilar. Las bibliotecas públicas son espacios abiertos