Con el auge que alcanzó la fotografía a mediados de los años setenta y la década de los  ochenta, son muchas las instantáneas que muestran a grupos de jóvenes del pueblo, que, por regla general, se unían en función de la zona geográfica o barrio donde crecieron, ya que las pandillas de amigos se conformaban generalmente con los nacidos en el entorno de las calles aledañas a la de cada uno.

Fueron esos tiempos de cambios y utopías, pues los años setenta signaron el comienzo de un futuro tumultuoso. Jóvenes llenos de inquietudes. La idea de la revolución cobró forma concreta en las ciudades y también en los pueblos, y la idea de rebelión contra el mundo de los adultos, se imponía.

Los cambios sociales y personales era la meta a cumplir, a la que muchos aspiraban llegar, y la rebelión uno de los itinerarios posibles. Época de gran efervescencia y creatividad. Los jóvenes manifestaron su rebeldía en los libros, las revistas, las películas, canciones, y también en la moda de vestir, en el pelo y peinados, etc.

La foto que mostramos nos remite a lo antes dicho, con un grupo o pandilla de jóvenes que tenían como lazo de unión el hecho identitario de haber nacido y crecido en el Barrio Bajo de Aguilar.   

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas

Imágenes Vividas (708)

Tras mantener durante muchos años cerradas sus puertas, hace ya varios que el edificio de la antigua Escuela Taller (San Antón) ha recuperado su vitalidad con los cursos y talleres

Imágenes Vividas (707)

Llegó el momento. La religiosidad y la fiesta se funden estos días en una de las peregrinaciones marianas más populares de la provincia. Romería de la Divina Pastora de la

Imágenes Vividas (705)

En vísperas de cada verano, allá por la década de los años noventa, se desplegó en nuestro pueblo una corriente solidaria, en la que se involucraron numerosas familias para dar

Imágenes Vividas (704)

En estos días, de especial significación para la historia religiosa de Aguilar por haberse conocido la noticia de que casi un siglo después de su beatificación, ocurrida en 1926, el